¿Tu hijo ha empezado a cojear de repente? Esta es la enfermedad frecuente que puede estar detrás

By Pasión Paternal

¿Tu hijo ha empezado a cojear de repente? Esta es la enfermedad frecuente que puede estar detrás

La cojera repentina en los niños puede ser motivo de preocupación para los padres, ya que puede ser un signo de alguna enfermedad o lesión. Si tu hijo ha empezado a cojear sin motivo aparente, es importante prestar atención a los síntomas y buscar atención médica para determinar la causa subyacente. En este artículo, exploraremos una enfermedad frecuente que puede estar detrás de la cojera repentina en los niños, así como otras posibles causas y cómo tratarlas.

La enfermedad frecuente: enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes es una condición que afecta la articulación de la cadera en los niños, causando cojera y dolor. Esta enfermedad ocurre cuando hay un flujo sanguíneo deficiente hacia la cabeza del fémur, lo que resulta en la muerte del tejido óseo en la articulación de la cadera. La enfermedad de Legg-Calvé-Perthes suele afectar a niños de entre 4 y 8 años, y es más común en niños que son varones y tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

Además de la cojera repentina, los niños con enfermedad de Legg-Calvé-Perthes pueden experimentar dolor en la cadera, rigidez y limitación en el movimiento de la articulación. En algunos casos, la cojera puede ser intermitente y empeorar con la actividad física. Es importante buscar atención médica si tu hijo experimenta cualquiera de estos síntomas, ya que un diagnóstico temprano puede ayudar a prevenir complicaciones a largo plazo.

Diagnóstico y tratamiento

El médico llevará a cabo un examen físico y puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías y resonancias magnéticas, para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes. El tratamiento suele involucrar reposo, fisioterapia y, en algunos casos, cirugía para corregir la deformidad de la articulación de la cadera. Con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños con esta enfermedad pueden recuperarse por completo y no presentar problemas a largo plazo.

Tal vez también te interese leer  Una báscula digital para controlar el peso durante el embarazo puede ser un buen regalo

Otras posibles causas de cojera repentina en niños

Si bien la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes es una causa común de cojera repentina en niños, existen otras posibles condiciones que pueden provocar este síntoma. Algunas de ellas incluyen:

Lesiones

Las lesiones en los huesos, músculos o articulaciones, como esguinces, fracturas o torceduras, pueden causar cojera repentina en los niños. Es importante buscar atención médica inmediata si sospechas que tu hijo ha sufrido una lesión, ya que un diagnóstico temprano puede ayudar a prevenir complicaciones a largo plazo.

Artritis séptica

La artritis séptica es una infección en una articulación, que puede causar cojera repentina, hinchazón y dolor en la zona afectada. Esta condición requiere tratamiento con antibióticos y, en algunos casos, drenaje del líquido infectado de la articulación.

Osteomielitis

La osteomielitis es una infección ósea que puede causar cojera repentina y dolor en los niños. El tratamiento suele requerir antibióticos y, en casos graves, cirugía para drenar el área infectada.

Problemas de desarrollo

Algunos problemas de desarrollo, como displasia de cadera y enfermedad de Osgood-Schlatter, pueden causar cojera en los niños. Estas condiciones suelen requerir tratamiento especializado por parte de un ortopedista pediátrico.

Consejos para los padres

Si tu hijo ha empezado a cojear de repente, es importante buscar atención médica para determinar la causa subyacente. Algunos consejos para los padres incluyen:

– Observar los síntomas de cerca y buscar ayuda médica si la cojera no mejora o empeora con el tiempo.
– No automedicar a tu hijo, ya que esto puede enmascarar la verdadera causa de la cojera.
– Seguir las recomendaciones del médico en cuanto a reposo, ejercicio y tratamiento para promover la recuperación.

Tal vez también te interese leer  Productos de cosmética natural ideales para embarazadas

En conclusión, la cojera repentina en los niños puede ser un signo de una serie de condiciones médicas, incluida la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes. Es importante buscar atención médica para determinar la causa y recibir el tratamiento adecuado. Con el diagnóstico y tratamiento oportunos, la mayoría de los niños pueden recuperarse por completo y volver a sus actividades normales. Si tu hijo está experimentando cojera repentina, no dudes en consultar a un médico para obtener ayuda.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario