¿Tu hijo come tierra, tiza o hielo? No es un antojo, es pica y se trata de un trastorno

By Pasión Paternal

¿Tu hijo come tierra, tiza o hielo? No es un antojo, es pica y se trata de un trastorno

Uno de los comportamientos más preocupantes para los padres es cuando descubren que sus hijos tienen hábitos de comer sustancias no comestibles como tierra, tiza o hielo. Este comportamiento, lejos de ser un simple antojo o una travesura, puede ser un síntoma de un trastorno conocido como pica.

La pica es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el consumo persistente y compulsivo de sustancias no nutritivas durante un período de al menos un mes. Si bien es más común en niños pequeños, también puede manifestarse en adolescentes y adultos. Es importante reconocer los signos de este trastorno para poder abordarlo adecuadamente y evitar posibles complicaciones para la salud de los afectados.

¿Cuáles son las causas de la pica?

Las causas de la pica no están del todo claras, pero se cree que puede estar relacionado con deficiencias nutricionales, trastornos mentales como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), o incluso factores ambientales y culturales.

Las deficiencias de hierro, zinc u otros minerales pueden desencadenar la pica, ya que el cuerpo busca instintivamente compensar estas carencias consumiendo sustancias que podrían contener esos elementos. Por otro lado, el estrés, la ansiedad o situaciones traumáticas también pueden desencadenar este comportamiento como una forma de escape o alivio.

¿Cuáles son las consecuencias de la pica?

El consumo de sustancias no comestibles puede tener serias consecuencias para la salud de quien lo practica. Dependiendo de la sustancia consumida, se pueden presentar complicaciones gastrointestinales, intoxicaciones, obstrucciones intestinales, envenenamientos e incluso problemas dentales.

Tal vez también te interese leer  ¿Cómo nos afecta a nivel emocional el mito de que quedarse embarazada es fácil y rápido?

Además, la pica puede interferir en la absorción de nutrientes adecuados, lo que a su vez puede llevar a deficiencias nutricionales y trastornos relacionados. En casos extremos, la pica puede provocar la muerte, especialmente si se consumen sustancias tóxicas o peligrosas.

¿Cómo se diagnostica y trata la pica?

Para diagnosticar la pica, es importante realizar una evaluación médica completa que incluya análisis de sangre para detectar posibles deficiencias nutricionales y exámenes físicos para verificar si ha habido daños internos por la ingestión de sustancias no comestibles. Además, es importante descartar otros trastornos mentales que puedan estar relacionados.

El tratamiento de la pica suele ser multidisciplinario e incluir a un equipo médico compuesto por pediatras, psicólogos, psiquiatras y nutricionistas. El enfoque terapéutico puede incluir terapia conductual, terapia cognitivo-conductual, terapia ocupacional, terapia familiar y, en algunos casos, medicación para tratar trastornos mentales subyacentes.

Consejos para prevenir y manejar la pica

Prevenir la pica en los niños puede ser un desafío, pero existen algunas estrategias que los padres pueden implementar para reducir el riesgo de que sus hijos desarrollen este trastorno. Algunos consejos útiles incluyen:

1. Mantener un entorno seguro

Es importante mantener sustancias no comestibles fuera del alcance de los niños, especialmente aquellos que son muy pequeños y tienen la tendencia a explorar el mundo a través de la boca. Guarda productos como tierra, tiza, detergente o juguetes pequeños en lugares seguros y fuera de su alcance.

2. Supervisar de cerca

Vigila de cerca a los niños mientras juegan o exploran para poder intervenir rápidamente si intentan consumir algo que no es seguro. Enséñales desde temprana edad qué alimentos son seguros de consumir y cuáles no lo son.

Tal vez también te interese leer  ¿Hasta qué edad se va al pediatra en España? Esta es la norma y sus excepciones

3. Promover una alimentación saludable

Asegúrate de que tus hijos tengan una dieta equilibrada y variada que satisfaga sus necesidades nutricionales. Si tienes dudas sobre su alimentación, consulta con un nutricionista para obtener recomendaciones personalizadas.

4. Buscar ayuda profesional

Si sospechas que tu hijo está practicando la pica, no dudes en buscar ayuda profesional. Un médico o un psicólogo infantil podrán evaluar la situación y brindarte las herramientas necesarias para abordar este trastorno de manera adecuada.

En conclusión, la pica es un trastorno de la alimentación que no debe tomarse a la ligera. Si sospechas que tu hijo pueda estar experimentando este problema, es fundamental buscar ayuda de un profesional de la salud para diagnosticar y tratar adecuadamente el trastorno. Con el apoyo adecuado, es posible superar la pica y prevenir complicaciones futuras en la salud de tu hijo. ¡No dejes de buscar ayuda si la necesitas!

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario