Por qué mi bebé hace como si tuviera escalofríos y qué hacer

By Pasión Paternal

Mi bebé tiene escalofríos: ¿por qué sucede y qué hacer al respecto?

Los bebés son seres vulnerables y delicados que pueden experimentar una serie de síntomas que pueden ser preocupantes para los padres. Uno de estos síntomas es cuando el bebé comienza a temblar o a hacer como si tuviera escalofríos. Esto puede ser alarmante para los padres, especialmente si es la primera vez que lo presencian. En este artículo, abordaremos las posibles razones por las que un bebé puede temblar o tener escalofríos, y qué medidas se pueden tomar al respecto.

¿Por qué mi bebé hace como si tuviera escalofríos?

Existen varias razones por las que un bebé puede hacer como si tuviera escalofríos. Algunas de las causas más comunes incluyen:

Desarrollo del sistema nervioso

Cuando un bebé nace, su sistema nervioso está todavía en desarrollo. Esto puede causar que el bebé tenga movimientos espasmódicos o temblores, especialmente en los primeros meses de vida. Estos temblores suelen ser normales y tienden a desaparecer a medida que el sistema nervioso del bebé madura.

Regulación de la temperatura

Los bebés tienen dificultades para regular su temperatura corporal, lo que puede causar que tiemblen o tengan escalofríos. Esto puede ser más común en bebés prematuros o recién nacidos, ya que su capacidad para regular la temperatura corporal no está completamente desarrollada.

Respuesta al entorno

Los bebés pueden temblar o tener escalofríos como respuesta al entorno que les rodea. Esto puede ser una forma de expresar incomodidad, estrés o frío. Es importante observar si el bebé está expuesto a temperaturas extremas o a situaciones que le generen estrés, ya que esto podría ser la causa de sus escalofríos.

Tal vez también te interese leer  Las mejores sillas de paseo de 2024

Reflejo de succión

Algunos bebés pueden temblar o tener escalofríos cuando están amamantando o utilizando un chupete. Este reflejo de succión puede causar temblores en el cuerpo del bebé, pero generalmente no es motivo de preocupación.

¿Qué hacer si mi bebé está temblando o tiene escalofríos?

Si tu bebé está temblando o haciendo como si tuviera escalofríos, es importante saber cómo actuar para asegurarte de que tu bebé esté cómodo y seguro. Aquí hay algunas medidas que puedes tomar al respecto:

Verificar la temperatura del bebé

Lo primero que debes hacer es verificar la temperatura del bebé para asegurarte de que no esté experimentando una fiebre. Puedes hacerlo utilizando un termómetro para bebés, y si su temperatura es elevada, consulta a un pediatra para obtener asesoramiento.

Abrazar al bebé

Si notas que tu bebé está temblando o tiene escalofríos, abrazarlo y envolverlo suavemente con una manta puede ayudar a mantenerlo cálido y reconfortado. El contacto piel con piel también puede ayudar a regular la temperatura del bebé.

Controlar el entorno

Asegúrate de que el entorno en el que se encuentra el bebé esté a una temperatura adecuada y que no esté expuesto a corrientes de aire frío. Si hace frío, asegúrate de abrigarlo adecuadamente con ropa de abrigo y mantas.

Observar cualquier cambio en el comportamiento

Si los temblores o escalofríos persisten o van acompañados de otros síntomas, como irritabilidad, letargo o dificultades para respirar, es importante buscar atención médica de inmediato, ya que podría ser un signo de alguna condición subyacente que requiera tratamiento.

Cuándo buscar ayuda médica

Siempre es importante prestar atención a los síntomas de su bebé y buscar ayuda médica si tiene alguna preocupación. Algunas situaciones en las que se debe buscar atención médica incluyen:

Tal vez también te interese leer  Cómo estimular a un bebé de 9 meses

Fiebre alta

Si el bebé tiene fiebre alta junto con escalofríos, es importante buscar atención médica de inmediato, ya que podría ser un signo de una infección u otra condición subyacente.

Dificultad para respirar

Si el bebé tiene dificultades para respirar, respira de forma irregular o muestra signos de malestar respiratorio, es importante buscar atención médica de inmediato, ya que esto podría ser una emergencia médica.

Cambios repentinos en el comportamiento

Si el bebé muestra cambios repentinos en su comportamiento, como irritabilidad extrema, letargo o falta de respuesta, es importante buscar atención médica para descartar cualquier condición subyacente que pueda estar afectando su salud.

Conclusiones

Los temblores o escalofríos en los bebés pueden ser preocupantes para los padres, pero en la mayoría de los casos, tienden a ser normales y no son motivo de preocupación. Sin embargo, es importante estar atento a cualquier cambio en el comportamiento del bebé y buscar ayuda médica si tienes alguna preocupación. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, los temblores y escalofríos en los bebés tienden a disminuir a medida que maduran. Siempre consulta a un pediatra si tienes alguna inquietud sobre la salud de tu bebé.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario