Pesadillas y terrores nocturnos: ¿sabes distinguirlos?

By Pasión Paternal

Pesadillas y terrores nocturnos: ¿sabes distinguirlos?

Las pesadillas y terrores nocturnos son fenómenos que pueden causar miedo y ansiedad en las personas que los experimentan. Sin embargo, es importante saber distinguir entre ambos, ya que tienen causas y características diferentes. En este artículo, te explicaremos qué son las pesadillas y los terrores nocturnos, cómo identificarlos y qué hacer si sufres de ellos.

¿Qué son las pesadillas?

Las pesadillas son sueños angustiantes que provocan emociones negativas, como miedo, ansiedad y tristeza. Generalmente ocurren durante la etapa de sueño REM (Rapid Eye Movement) y suelen despertar a la persona que las está experimentando. Las pesadillas pueden ser causadas por diversos factores, como el estrés, la ansiedad, el consumo de ciertos medicamentos o trastornos mentales.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Por otro lado, los terrores nocturnos son episodios de miedo intenso que ocurren durante el sueño profundo, en la etapa de sueño no REM. A diferencia de las pesadillas, las personas que sufren de terrores nocturnos pueden no recordar lo que han experimentado al despertar. Estos episodios suelen estar acompañados de gritos, movimientos bruscos y sudoración, y pueden ser más comunes en niños que en adultos.

Diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos

Es importante poder distinguir entre las pesadillas y los terrores nocturnos para poder abordarlos de manera adecuada. Algunas de las principales diferencias entre ambos son:

– Las pesadillas ocurren durante la etapa de sueño REM, mientras que los terrores nocturnos ocurren durante el sueño no REM.
– Las pesadillas suelen despertar a la persona que las está experimentando, mientras que los terrores nocturnos pueden no ser recordados al despertar.
– Las pesadillas provocan emociones negativas claras, como miedo y ansiedad, mientras que los terrores nocturnos pueden manifestarse a través de gritos y movimientos bruscos.
– Las pesadillas son más comunes en adultos, mientras que los terrores nocturnos suelen afectar más a los niños.

Tal vez también te interese leer  La reflexión sobre las altas capacidades intelectuales de Lucía Mi Pediatra con la que te sentirás identificado si convives con ellas en casa

¿Cómo identificar si estás experimentando pesadillas o terrores nocturnos?

Si crees que estás experimentando episodios de pesadillas o terrores nocturnos, es importante prestar atención a ciertos síntomas que te ayudarán a identificarlos:

– Si te despiertas bruscamente en medio de la noche con una sensación de miedo intenso, es probable que hayas tenido una pesadilla.
– Si te despiertas durante la noche con gritos, movimientos bruscos y sudoración, es más probable que hayas tenido un terror nocturno.
– Si logras recordar claramente el contenido de tus sueños y sientes emociones negativas al despertar, es probable que hayas tenido una pesadilla.
– Si no puedes recordar lo que has experimentado durante la noche, pero alguien más en tu hogar te ha escuchado gritar o presenciar tus movimientos bruscos, es más probable que hayas tenido un terror nocturno.

¿Qué hacer si sufres de pesadillas o terrores nocturnos?

Si experimentas con frecuencia pesadillas o terrores nocturnos y sientes que están afectando tu calidad de vida, es importante buscar ayuda profesional. Algunas recomendaciones para tratar estos problemas son:

– Mantener una rutina de sueño regular y saludable.
– Evitar el consumo de estimulantes como el café o el alcohol antes de dormir.
– Practicar técnicas de relajación como la meditación o la respiración profunda.
– Consultar a un especialista en salud mental para recibir terapia cognitivo-conductual u otro tipo de tratamiento específico.

¿Cuándo debes buscar ayuda profesional?

Si los episodios de pesadillas o terrores nocturnos se vuelven recurrentes y afectan tu calidad de vida, es importante buscar ayuda profesional. Algunas señales de alerta que indican la necesidad de consultar a un especialista son:

Tal vez también te interese leer  ¿Cuánta tele pueden ver los niños pequeños?

– Los episodios se vuelven más frecuentes o intensos.
– Experimentas problemas para conciliar el sueño o mantenerlo durante la noche.
– Tus pesadillas o terrores nocturnos están afectando tu estado de ánimo y tu capacidad para funcionar en tu día a día.
– Has intentado abordar el problema por tu cuenta sin éxito.

Recuerda que es importante cuidar tu salud mental y buscar ayuda cuando sea necesario para poder disfrutar de un descanso reparador y mejorar tu bienestar general. No dudes en consultar a un profesional si crees que estás experimentando pesadillas o terrores nocturnos de forma recurrente.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario