Niños menores de tres años con problemas en el lenguaje por culpa de las pantallas: alerta de los pediatras

By Pasión Paternal

Niños menores de tres años con problemas en el lenguaje por culpa de las pantallas: alerta de los pediatras

Los avances tecnológicos han traído consigo grandes beneficios en la vida cotidiana de las personas, pero también han generado preocupaciones en cuanto al impacto que tienen en los más pequeños. Uno de los temas que ha cobrado relevancia en los últimos años es el uso excesivo de pantallas y su posible influencia en el desarrollo del lenguaje en niños menores de tres años.

Los pediatras han alertado sobre los riesgos que implica la exposición prolongada a pantallas en etapas tempranas de la infancia, ya que podría afectar el desarrollo del lenguaje de los pequeños. Es importante entender los posibles efectos negativos que esto podría tener y tomar medidas para promover un desarrollo saludable en los niños.

Impacto de las pantallas en el desarrollo del lenguaje en niños menores de tres años

Desarrollo del lenguaje en la primera infancia

Durante los primeros años de vida, los niños experimentan un rápido desarrollo del lenguaje, en el que adquieren la capacidad de comunicarse, comprender el mundo que les rodea y expresar sus necesidades. Este proceso es fundamental para su desarrollo emocional, social y cognitivo, y sienta las bases para su aprendizaje futuro.

Durante esta etapa, los niños están expuestos a un entorno rico en estímulos lingüísticos, a través de la interacción con sus cuidadores, la exploración del entorno y el juego. La adquisición del lenguaje se da de manera natural y progresiva, a medida que los niños escuchan, imitan y practican el uso del lenguaje en su día a día.

Tal vez también te interese leer  Psicosis infantil: ¿Cuáles son sus síntomas?

Uso de pantallas en niños menores de tres años

En los últimos años, el uso de dispositivos electrónicos como tabletas, teléfonos inteligentes y televisores ha aumentado considerablemente, y los niños no son ajenos a esta tendencia. Muchos padres recurren a estas herramientas como una forma de entretener y educar a sus hijos, pero su uso excesivo puede tener consecuencias negativas en el desarrollo de los pequeños.

Según datos de la Academia Americana de Pediatría, se recomienda que los niños menores de 18 meses eviten el uso de pantallas, a excepción de videollamadas con familiares. Para los niños de 18 a 24 meses, se sugiere la introducción de medios digitales de alta calidad, siempre y cuando sean supervisados por un adulto. Y para los niños de 2 a 5 años, el tiempo de exposición a pantallas debe ser limitado a una hora al día, con contenidos educativos y de alta calidad.

Impacto en el desarrollo del lenguaje

El uso excesivo de pantallas en niños menores de tres años puede afectar su desarrollo del lenguaje de varias maneras. En primer lugar, el tiempo dedicado a las pantallas reduce el tiempo de interacción cara a cara con los cuidadores, lo que limita las oportunidades de aprendizaje de lenguaje a través de la conversación, el juego y la exploración del entorno.

Además, la exposición a contenidos audiovisuales puede reemplazar las experiencias sensoriales y motoras que son fundamentales para el desarrollo del lenguaje en esta etapa. Los niños necesitan explorar el entorno, manipular objetos, escuchar sonidos reales y experimentar el lenguaje de manera significativa para poder internalizarlo y utilizarlo de manera efectiva.

También se ha observado que el uso excesivo de pantallas puede interferir con la atención, la concentración y la capacidad de escucha de los niños, lo que afecta su habilidad para procesar y comprender el lenguaje. Esta falta de atención puede llevar a dificultades en el desarrollo de la comprensión verbal, la expresión oral y la adquisición de vocabulario.

Tal vez también te interese leer  Los niños que con una educación Montessori son más felices de mayores por este motivo, según la ciencia

Medidas para promover un desarrollo saludable del lenguaje en niños

Limitar el tiempo de exposición a pantallas

Una de las medidas más importantes que los padres y cuidadores pueden tomar es limitar el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas. Es fundamental establecer un horario de uso de dispositivos electrónicos y asegurarse de que el tiempo restante se dedique a actividades que promuevan el desarrollo del lenguaje, como la lectura, el juego interactivo, la exploración sensorial y la comunicación cara a cara.

Los padres también deben ser conscientes del ejemplo que dan a sus hijos en cuanto al uso de pantallas. Limitar su propio tiempo frente a dispositivos electrónicos y fomentar la interacción familiar son prácticas que contribuyen a un entorno saludable para el desarrollo del lenguaje en los niños.

Enriquecer el entorno lingüístico

Es importante proporcionar a los niños un entorno rico en estímulos lingüísticos, que les permita aprender y practicar el lenguaje de manera natural. Esto incluye hablarles, cantarles, leerles cuentos, jugar con ellos, comentarles sobre su entorno y responder a sus intentos de comunicación de manera afectuosa y comprensiva.

Las experiencias cotidianas brindan oportunidades para enriquecer el lenguaje de los niños, creando un ambiente estimulante y favoreciendo su desarrollo lingüístico. Los padres y cuidadores pueden aprovechar momentos como la hora de las comidas, el baño, el juego y el paseo para interactuar con los niños y promover su comprensión y producción de lenguaje.

Buscar ayuda profesional

Si los padres observan que su hijo tiene dificultades en el desarrollo del lenguaje, es importante buscar ayuda profesional lo antes posible. Un pediatra o un especialista en trastornos del habla y del lenguaje puede evaluar al niño, identificar posibles problemas y recomendar estrategias de intervención y apoyo.

Tal vez también te interese leer  Fiebre en menores: cómo identificarla y qué usar para tratarla

Las dificultades en el desarrollo del lenguaje pueden tener diversas causas, y es fundamental abordarlas de manera temprana para minimizar su impacto en el desarrollo global del niño. Con el apoyo adecuado, muchos niños pueden superar estas dificultades y desarrollar habilidades lingüísticas sólidas.

Conclusiones

El uso excesivo de pantallas en niños menores de tres años puede tener un impacto negativo en su desarrollo del lenguaje. Los pediatras alertan sobre los riesgos que implica esta exposición prolongada y recomiendan limitar el tiempo de uso de dispositivos electrónicos, en favor de actividades que promuevan el desarrollo saludable del lenguaje.

Es fundamental que los padres y cuidadores estén conscientes del impacto que tienen las pantallas en el desarrollo de sus hijos y tomen medidas para fomentar un entorno enriquecedor en cuanto al lenguaje. La interacción cara a cara, la lectura, el juego y las experiencias sensoriales son esenciales para el desarrollo lingüístico de los niños en etapas tempranas de la infancia.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario