Mi bebé no eructa pero se tira gases, ¿es normal?

By Pasión Paternal

¿Es normal que mi bebé no eructe pero se tire gases?

Muchas veces, los padres se preocupan cuando notan que su bebé no eructa después de las tomas, pero sí expulsa gases con frecuencia. Esto puede generar dudas sobre si su aparato digestivo está funcionando correctamente. En este artículo, exploraremos si es normal que un bebé no eructe pero se tire gases, y qué medidas se pueden tomar para garantizar su bienestar.

¿Por qué los bebés eructan?

Antes de abordar la cuestión de por qué algunos bebés no eructan pero sí se tiran gases, es importante entender por qué los bebés eructan en primer lugar. Cuando un bebé se alimenta, ingiere pequeñas cantidades de aire que pueden quedar atrapadas en su sistema digestivo. Al eructar, el bebé libera este aire atrapado en el estómago, lo que ayuda a prevenir la acumulación de gases y reduce la posibilidad de malestar abdominal.

Factores que pueden influir en la capacidad de eructar de un bebé

Existen varios factores que pueden influir en la capacidad de un bebé para eructar después de las tomas. Algunos de estos factores incluyen:

– La posición durante la alimentación: Si el bebé es alimentado en una posición que no favorece la expulsión de aire, es posible que tenga dificultades para eructar.
– La cantidad de aire ingerido: Algunos bebés pueden ingerir más aire durante la alimentación que otros, lo que puede dificultar el proceso de eructar.
– La rapidez con la que se alimenta: Si el bebé come demasiado rápido, puede dificultar la liberación del aire atrapado en su estómago.
– El tipo de alimentación: Los bebés amamantados pueden tener menos necesidad de eructar que los bebés alimentados con biberón, debido a que la succión directa al pecho puede reducir la cantidad de aire ingerido.

Tal vez también te interese leer  Cuándo ponerle gafas de sol a un bebé

¿Por qué mi bebé no eructa pero se tira gases?

Aunque el eructo es una forma común de liberar el aire ingerido durante la alimentación, no todos los bebés eructan con la misma frecuencia. Algunos bebés pueden tener dificultades para eructar, pero aún así expulsar gases de forma regular. Esto puede deberse a varias razones, como:

– La respuesta del cuerpo: Algunos bebés tienen un sistema digestivo eficiente que les permite expulsar el aire de manera natural, sin necesidad de eructar.
– La posición del bebé: Si el bebé está en una posición que facilita la expulsión de gases, es posible que no sienta la necesidad de eructar.
– La cantidad de aire ingerido: Si el bebé ingiere una cantidad mínima de aire durante la alimentación, es menos probable que necesite eructar para liberarlo.

¿Qué hacer si mi bebé no eructa pero se tira gases?

Si tu bebé no eructa con frecuencia pero se tira gases regularmente, es importante prestar atención a su comodidad y bienestar. Algunas medidas que puedes tomar para garantizar que tu bebé esté cómodo y feliz incluyen:

– Asegurarte de que el bebé esté en una posición cómoda durante la alimentación, que favorezca la expulsión de aire.
– Darle tiempo a tu bebé para que eructe después de cada toma, aunque no lo haga de forma inmediata.
– Realizar suaves masajes en la barriga del bebé para ayudar a liberar posibles gases atrapados.
– Consultar con el pediatra si percibes que tu bebé está incómodo, llora con frecuencia o muestra otros síntomas de malestar digestivo.

Tal vez también te interese leer  Mi bebé es muy serio, ¿es normal?

Consejos para promover una buena digestión en tu bebé

Además de asegurarte de que tu bebé esté cómodo durante la alimentación y pueda expulsar posibles gases con facilidad, hay otros consejos que puedes seguir para promover una buena digestión en tu bebé. Algunas recomendaciones incluyen:

– Establecer una rutina de alimentación regular y respetar los tiempos de descanso entre tomas.
– Burping o ayudar a eructar a tu bebé después de cada toma, incluso si no parece necesitarlo.
– Evitar alimentar al bebé cuando está llorando o agitado, ya que puede tragar más aire durante la alimentación.
– Utilizar biberones con tetinas adaptadas al ritmo de succión del bebé, para reducir la cantidad de aire ingerido.
– Mantener al bebé en una posición elevada durante unos minutos después de la toma, para facilitar la expulsión de gases.

En resumen

En conclusión, es normal que algunos bebés no eructen con frecuencia pero se tiren gases de forma regular. Cada bebé es único y puede tener su propio ritmo y forma de expulsar el aire ingerido durante la alimentación. Sin embargo, es importante prestar atención a las señales de malestar digestivo y tomar medidas para garantizar el bienestar del bebé. Si tienes dudas o preocupaciones sobre la digestión de tu bebé, no dudes en consultar con el pediatra para recibir orientación y consejos personalizados. ¡Recuerda que cada bebé es diferente y lo más importante es asegurarse de que esté sano y feliz!

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario