Los virus no entran por los pies y otros mitos que "Lucía, mi pediatra" desmiente en su nuevo libro

By Pasión Paternal

Los virus no entran por los pies y otros mitos desmentidos por «Lucía, mi pediatra»

La pandemia de COVID-19 ha generado una gran cantidad de información errónea y mitos relacionados con la transmisión de virus y enfermedades. Ante esta situación, la pediatra Lucía Galán, más conocida como «Lucía, mi pediatra», ha lanzado un nuevo libro en el que desmiente algunos de los mitos más comunes relacionados con la salud y la enfermedad. En este artículo, analizaremos algunos de los mitos desmentidos por «Lucía, mi pediatra» en su nuevo libro.

Los virus no entran por los pies

Uno de los mitos más extendidos es la creencia de que los virus pueden entrar al cuerpo a través de los pies. Según «Lucía, mi pediatra», esta afirmación carece de fundamentos científicos. Los virus suelen transmitirse a través del contacto directo con las secreciones respiratorias de una persona infectada, como la tos o los estornudos, o mediante el contacto con superficies contaminadas.

Es importante recordar que la principal vía de transmisión de virus como el COVID-19 es a través de las gotas respiratorias que una persona infectada expulsa al hablar, toser o estornudar. Por lo tanto, es fundamental seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, como el uso de mascarillas, el lavado frecuente de manos y el distanciamiento social, para prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas.

El frío no provoca resfriados

Otro mito común es la creencia de que exponerse al frío puede causar resfriados o enfermedades respiratorias. Sin embargo, según «Lucía, mi pediatra», el frío en sí mismo no provoca resfriados. Los resfriados son causados por virus, no por la exposición al frío. Es cierto que durante los meses más fríos del año, las enfermedades respiratorias suelen ser más frecuentes, pero esto se debe a que las personas pasan más tiempo en espacios cerrados y con poca ventilación, lo que facilita la transmisión de virus.

Tal vez también te interese leer  La soledad de las madres y la salud mental

Es importante mantener una buena higiene respiratoria, como cubrirse la boca al toser o estornudar, y seguir las medidas de prevención recomendadas, independientemente de la temperatura exterior.

Mitos relacionados con la alimentación y la salud

Además de los mitos relacionados con la transmisión de enfermedades, «Lucía, mi pediatra» también aborda en su libro algunos mitos relacionados con la alimentación y la salud en general.

El azúcar no causa hiperactividad en los niños

Uno de los mitos más arraigados es la creencia de que el consumo de azúcar provoca hiperactividad en los niños. Sin embargo, numerosos estudios científicos han demostrado que no existe una relación directa entre el consumo de azúcar y el comportamiento hiperactivo en los niños. La hiperactividad puede estar relacionada con otros factores, como la genética, el entorno familiar o la presencia de trastornos del desarrollo.

Es importante promover una alimentación equilibrada, pero demonizar el azúcar no es la solución. Lo importante es fomentar hábitos alimenticios saludables, que incluyan una variedad de alimentos y la moderación en el consumo de azúcar y otros alimentos procesados.

Beber leche no aumenta la mucosidad

Otro mito común es la creencia de que beber leche aumenta la producción de mucosidad en las vías respiratorias. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que no existe una relación directa entre el consumo de leche y la producción de mucosidad. La sensación de tener más mocos después de beber leche se debe a la textura de la leche, que puede aumentar la viscosidad de la saliva y de los restos de alimentos en la boca, generando la sensación de tener más mucosidad.

Tal vez también te interese leer  Anemia en niños: así se diagnostica y así se trata, según un pediatra

Es importante promover el consumo de leche como parte de una alimentación equilibrada, a menos que exista una intolerancia o alergia a la lactosa. El mito de que la leche aumenta la mucosidad carece de fundamentos científicos y no debería influir en las decisiones alimentarias.

Mitos sobre la crianza y el cuidado de los niños

«Lucía, mi pediatra» también aborda en su libro algunos mitos relacionados con la crianza y el cuidado de los niños, que pueden influir en las decisiones de los padres y madres.

Los niños no necesitan bañarse todos los días

Muchos padres y madres creen que es necesario bañar a sus hijos todos los días para mantener una buena higiene. Sin embargo, según «Lucía, mi pediatra», los niños no necesitan bañarse todos los días, a menos que estén particularmente sucios o hayan participado en actividades que los hayan expuesto a gérmenes o suciedad.

Bañar a los niños en exceso puede incluso ser contraproducente, ya que puede eliminar los aceites naturales de la piel y provocar sequedad o irritación. Lo más importante es mantener una adecuada higiene de las zonas más propensas a acumular suciedad, como la cara, las manos y el área del pañal, y bañar a los niños cuando sea necesario.

Los bebés no necesitan zapatos para aprender a caminar

Otro mito común es la creencia de que los bebés necesitan zapatos para aprender a caminar. Según «Lucía, mi pediatra», los bebés no necesitan zapatos para desarrollar la musculatura y la coordinación necesarias para caminar. De hecho, caminar descalzo puede ser beneficioso para el desarrollo del equilibrio y la propriocepción de los niños.

Es importante proporcionar un ambiente seguro y estimulante para que los bebés puedan explorar y desarrollar sus habilidades motoras de manera natural. Eso incluye permitirles caminar descalzos en entornos seguros, como el hogar o espacios al aire libre.

Tal vez también te interese leer  Descubre los beneficios de comer y cenar en familia según Harvard

Conclusiones

Después de desmentir estos y otros mitos comunes, «Lucía, mi pediatra» destaca la importancia de basar nuestras decisiones en información fiable y basada en evidencias científicas. Ante la avalancha de información errónea que circula en medios y redes sociales, es fundamental contar con fuentes confiables de información, especialmente en temas tan importantes como la salud y el cuidado de los niños.

En tiempos de pandemia, es crucial seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y promover la responsabilidad individual en la prevención de la transmisión de enfermedades infecciosas. Asimismo, es importante recordar que la crianza y el cuidado de los niños deben basarse en el conocimiento científico y en el respeto a las necesidades individuales de cada niño.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario