La técnica 4-7-8 creada por un médico de Harvard con la que los niños se duermen en un minuto

By Pasión Paternal

La técnica 4-7-8 para ayudar a los niños a conciliar el sueño

La hora de dormir puede convertirse en un momento complicado para muchos padres, especialmente cuando los niños tienen dificultades para conciliar el sueño. La falta de descanso puede afectar tanto al bienestar de los pequeños como al de toda la familia, generando irritabilidad, falta de concentración y problemas de salud a largo plazo. Por suerte, existe una técnica desarrollada por un médico de Harvard que promete ayudar a los niños a dormirse en tan solo un minuto: la técnica 4-7-8.

¿En qué consiste la técnica 4-7-8?

La técnica 4-7-8 fue creada por el doctor Andrew Weil, un reconocido médico y profesor de la Universidad de Harvard. Esta técnica de respiración se basa en la práctica de la respiración diafragmática, una técnica respiratoria que promueve la relajación y el equilibrio del sistema nervioso. La idea detrás de la técnica 4-7-8 es que al controlar la respiración, se puede inducir un estado de calma y facilitar la conciliación del sueño.

Para poner en práctica la técnica 4-7-8, los niños deben seguir los siguientes pasos:

1. Colocarse en una posición cómoda

Es importante que el niño se encuentre en una posición cómoda, ya sea acostado en la cama o sentado en una silla. Debe asegurarse de que no haya distracciones a su alrededor y que pueda concentrarse en la técnica de respiración.

2. Inspirar por la nariz contando hasta 4

El primer paso consiste en inhalar profundamente por la nariz mientras se cuenta hasta 4 en silencio. Se recomienda que la inhalación sea lenta y profunda para llenar los pulmones de aire de manera adecuada.

Tal vez también te interese leer  Jabones para bañar a tu bebé que son una delicia

3. Mantener la respiración contando hasta 7

Una vez que se ha inhalado el aire, el niño debe contener la respiración y contar hasta 7. Durante este tiempo, es importante que se mantenga concentrado en la técnica y en la sensación de calma que empieza a experimentar.

4. Exhalar por la boca contando hasta 8

Finalmente, el niño debe exhalar lentamente por la boca mientras cuenta hasta 8. Es fundamental que la exhalación sea profunda y completa, liberando todo el aire de los pulmones antes de volver a inhalar.

¿Por qué funciona la técnica 4-7-8?

La técnica 4-7-8 se basa en principios de la medicina alternativa y la psicología de la respiración. Al practicar esta técnica de forma regular, los niños pueden experimentar una serie de beneficios para la salud y el bienestar, entre los que se incluyen:

1. Reducción del estrés y la ansiedad

La respiración controlada ayuda a reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y a promover la liberación de endorfinas, hormonas que generan sensación de bienestar. Esto puede ayudar a los niños a calmarse y relajarse antes de dormir.

2. Mejora de la calidad del sueño

Al inducir un estado de calma y relajación, la técnica 4-7-8 puede facilitar la conciliación del sueño y mejorar la calidad del descanso nocturno. Los niños que practican esta técnica suelen despertarse más descansados y alerta por la mañana.

3. Fortalecimiento del sistema inmunológico

La práctica regular de la técnica 4-7-8 puede fortalecer el sistema inmunológico, reduciendo la incidencia de resfriados y otras enfermedades comunes en la infancia. Una correcta respiración ayuda al cuerpo a eliminar toxinas y a mantener un equilibrio interno saludable.

Tal vez también te interese leer  Empecé dejándole el móvil un rato y ahora me lo pide siempre, ¿qué hago?

Consejos para enseñar la técnica 4-7-8 a los niños

Para que los niños puedan beneficiarse de la técnica 4-7-8, es importante enseñarles cómo practicarla de forma adecuada. A continuación, se presentan algunos consejos para introducir esta técnica de respiración en la rutina de los pequeños:

1. Practicar juntos

Una forma efectiva de enseñar la técnica 4-7-8 a los niños es practicarla juntos. Puedes seguir los pasos de la técnica junto a tu hijo antes de dormir, creando un momento de relajación y conexión.

2. Ser paciente y constante

Como cualquier habilidad nueva, la técnica 4-7-8 puede llevar tiempo para dominarse. Es importante ser paciente y constante en la práctica, animando a los niños a seguir intentándolo incluso si al principio les cuesta.

3. Integrar la técnica en la rutina diaria

Para que la técnica 4-7-8 sea efectiva, es recomendable integrarla en la rutina diaria de los niños. Puedes practicarla antes de dormir, al despertar por la mañana o en momentos de estrés o ansiedad durante el día.

Conclusiones

La técnica 4-7-8 puede ser una herramienta valiosa para ayudar a los niños a conciliar el sueño y a mantener un equilibrio emocional. Al practicar esta técnica de respiración de forma regular, los pequeños pueden experimentar una sensación de calma y bienestar que les permitirá descansar mejor y afrontar el día con energía. Si tu hijo tiene dificultades para dormir, no dudes en probar la técnica 4-7-8 y explorar los beneficios que puede aportar a su salud y bienestar.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario