La “mala hierba” que no debes quitar de tu jardín porque beneficia a la salud, atrae mariposas y es un abono natural

By Pasión Paternal

La importancia de las «malas hierbas» en el jardín

En la mayoría de los jardines, las malas hierbas son vistas como un problema que hay que eliminar lo antes posible. Sin embargo, lo que muchos no saben es que algunas de estas plantas consideradas invasoras pueden tener beneficios tanto para la salud como para la biodiversidad del jardín. Una de estas «malas hierbas» es la ortiga, una planta que ha sido utilizada durante siglos por sus propiedades medicinales y nutritivas.

Propiedades medicinales de la ortiga

La ortiga, conocida científicamente como Urtica dioica, es una planta perenne que crece en casi todas las regiones del mundo. A pesar de su reputación irritante debido a sus pelos urticantes, la ortiga es una planta muy beneficiosa para la salud. Contiene una gran cantidad de nutrientes como vitaminas A, C, K y minerales como hierro, calcio y magnesio.

Uno de los usos más comunes de la ortiga es en forma de infusión, la cual se prepara con las hojas y el tallo de la planta. Esta infusión se ha utilizado tradicionalmente para tratar afecciones como la artritis, la gota, la anemia y las alergias. Además, la ortiga tiene propiedades diuréticas, por lo que es útil para tratar problemas de retención de líquidos y para desintoxicar el organismo.

Beneficios para el jardín y la biodiversidad

Además de sus propiedades medicinales, la ortiga también es beneficiosa para el jardín y la biodiversidad. Esta planta atrae a polinizadores como las mariposas y las abejas, contribuyendo al equilibrio del ecosistema del jardín. Además, al ser una planta perenne, la ortiga ayuda a mejorar la calidad del suelo al aumentar su nivel de nutrientes y materia orgánica.

Tal vez también te interese leer  Descubre qué sucede si colocas bicarbonato de sodio en tus plantas

La ortiga también puede utilizarse como abono natural. Al descomponerse, libera nutrientes en el suelo que son absorbidos por otras plantas, favoreciendo su crecimiento y desarrollo. Además, al actuar como abono orgánico, la ortiga ayuda a reducir la necesidad de utilizar fertilizantes químicos, contribuyendo a la sostenibilidad del jardín.

Otras «malas hierbas» beneficiosas para el jardín

Además de la ortiga, existen otras «malas hierbas» que pueden ser beneficiosas para la salud, la biodiversidad y el jardín en general. Algunas de estas plantas son:

1. Diente de león

El diente de león (Taraxacum officinale) es una planta considerada como una mala hierba en muchos jardines, pero que en realidad tiene numerosas propiedades medicinales. Sus hojas son ricas en antioxidantes, vitaminas A, C y K, y minerales como hierro y potasio. Se utiliza tradicionalmente para tratar problemas digestivos, mejorar la salud del hígado y los riñones, y aliviar la inflamación.

En el jardín, el diente de león ayuda a mejorar la estructura del suelo al romper la tierra compactada con sus raíces largas y profundas. Además, sus flores amarillas son una fuente de alimento para insectos beneficiosos como las abejas y las mariquitas. Por lo tanto, en lugar de eliminar el diente de león, es mejor aprovechar sus beneficios tanto para la salud como para el jardín.

2. Malva

La malva (Malva sylvestris) es otra planta considerada como mala hierba, pero que tiene numerosas propiedades medicinales. Sus hojas son ricas en mucílagos, compuestos que ayudan a reducir la inflamación y a aliviar la irritación de la garganta y las vías respiratorias. Además, la malva tiene propiedades expectorantes y suavizantes, por lo que es útil para tratar afecciones como la tos, la bronquitis y la irritación de la piel.

Tal vez también te interese leer  Horóscopos de Mizada Mohamed: Estas son las predicciones para los signos HOY martes 11 de junio

En el jardín, la malva es una planta beneficiosa para atraer polinizadores y mejorar la biodiversidad. Sus flores violetas son una fuente de alimento para mariposas, abejas y otros insectos beneficiosos. Además, la malva es una planta resistente que puede crecer en suelos pobres y con poca agua, por lo que es una excelente opción para jardines con condiciones adversas.

Conclusión

En conclusión, las «malas hierbas» no siempre son tan malas como se cree. Plantas como la ortiga, el diente de león y la malva tienen numerosos beneficios para la salud, la biodiversidad y el jardín en general. En lugar de eliminarlas de forma indiscriminada, es importante conocer y aprovechar sus propiedades medicinales, nutricionales y ecológicas. Al integrar estas plantas en el jardín, no solo estaremos beneficiando nuestra salud y el medio ambiente, sino que también estaremos creando un espacio más diverso y equilibrado para todas las formas de vida.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario