Infarto úrico: la razón por la que algunos recién nacidos manchan el pañal de naranja

By Pasión Paternal

¿Qué es el infarto úrico?

El infarto úrico es una condición poco común que puede afectar a los recién nacidos y que se caracteriza por la presencia de manchas naranjas en el pañal. Esta coloración anormal se debe a la presencia de cristales de ácido úrico en la orina, los cuales pueden formarse debido a diversos factores. Aunque el infarto úrico no suele representar un problema grave de salud, es importante identificar la causa subyacente y tratarla adecuadamente para prevenir complicaciones a largo plazo.

¿Por qué algunos recién nacidos manchan el pañal de naranja?

Fisiopatología del infarto úrico

El infarto úrico en recién nacidos se produce cuando se acumulan cristales de ácido úrico en la orina, lo que puede dar lugar a la formación de cálculos renales. Estos cristales pueden ser visibles como manchas de color naranja en el pañal, lo que puede alarmar a los padres. La presencia de ácido úrico en la orina puede estar relacionada con la deshidratación, la ingesta de ciertos alimentos ricos en purinas o una enfermedad subyacente que afecte el metabolismo de las purinas.

Causas del infarto úrico en recién nacidos

Existen varias razones por las cuales un recién nacido puede presentar infarto úrico y manchar el pañal de naranja. Una de las causas más comunes es la deshidratación, especialmente en bebés que no reciben suficiente leche materna o fórmula. La deshidratación puede concentrar la orina y favorecer la formación de cristales de ácido úrico.

Otra causa puede ser la ingesta de alimentos ricos en purinas, como mariscos, vísceras o carnes rojas, los cuales pueden elevar los niveles de ácido úrico en la sangre y, por ende, en la orina. Asimismo, algunas enfermedades genéticas que afectan el metabolismo de las purinas, como la hiperuricemia o el síndrome de Lesch-Nyhan, pueden predisponer a los recién nacidos a padecer infarto úrico.

Tal vez también te interese leer  Guía útil para viajar embarazada sin contraindicaciones

Síntomas del infarto úrico en recién nacidos

Además de la coloración anormal de la orina, los recién nacidos con infarto úrico pueden presentar otros síntomas como irritabilidad, fiebre, rechazo del alimento o dificultad para orinar. Es importante estar atentos a estos signos y consultar al pediatra si se presentan para realizar una evaluación completa y determinar el tratamiento adecuado.

Diagnóstico y tratamiento del infarto úrico en recién nacidos

Diagnóstico

El diagnóstico del infarto úrico en recién nacidos se realiza mediante un análisis de orina, en el cual se pueden identificar los cristales de ácido úrico que causan la coloración naranja. Además, el médico puede solicitar pruebas adicionales para descartar otras patologías que puedan estar causando los síntomas del bebé.

Tratamiento

El tratamiento del infarto úrico en recién nacidos suele estar enfocado en corregir la causa subyacente, como la deshidratación o la ingesta de alimentos ricos en purinas. Se recomienda aumentar la ingesta de líquidos para diluir la orina y favorecer la eliminación de los cristales de ácido úrico. En casos más severos, es posible que se requiera la administración de medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico en la sangre.

Prevención del infarto úrico en recién nacidos

Alimentación adecuada

Para prevenir el infarto úrico en recién nacidos, es importante seguir una alimentación equilibrada que evite el consumo excesivo de alimentos ricos en purinas, como los mariscos, vísceras o carnes rojas. Se recomienda mantener una ingesta adecuada de líquidos para evitar la deshidratación y favorecer la eliminación de ácido úrico a través de la orina.

Control médico periódico

Es fundamental realizar controles médicos periódicos durante los primeros meses de vida del bebé para detectar a tiempo cualquier alteración en los niveles de ácido úrico en la sangre. El pediatra podrá brindar recomendaciones personalizadas para prevenir el infarto úrico y garantizar la salud renal del recién nacido.

Tal vez también te interese leer  ¿Qué deben beber los niños a partir del año?

Conclusión

En conclusión, el infarto úrico es una condición poco común pero tratable que puede afectar a algunos recién nacidos y manifestarse a través de la coloración naranja en el pañal. Identificar la causa subyacente y seguir las recomendaciones médicas es fundamental para prevenir complicaciones a largo plazo y garantizar la salud del bebé. Si notas algún síntoma preocupante en tu recién nacido, no dudes en consultar al pediatra para recibir el tratamiento adecuado.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario