Fiebre en menores: cómo identificarla y qué usar para tratarla

By Pasión Paternal

Síntomas de fiebre en niños

La fiebre es una elevación de la temperatura corporal por encima de los niveles normales, que en niños se considera a partir de 37,5°C. Es importante estar atento a los síntomas que pueden indicar la presencia de fiebre en los menores, entre los cuales se encuentran:

– Piel caliente al tacto
– Sudoración excesiva
– Irritabilidad
– Somnolencia
– Escalofríos
– Dolor de cabeza
– Dolor muscular
– Falta de apetito

Si observas alguno de estos síntomas en tu hijo, es importante tomar la temperatura para confirmar si se trata de fiebre.

Cómo tomar la temperatura de un niño

Para medir la temperatura de un niño de forma precisa, existen diferentes métodos como el termómetro digital, de oído, infrarrojo o de frente. Es importante seguir las instrucciones del fabricante y leer correctamente el resultado.

La temperatura corporal puede variar a lo largo del día, siendo más alta por la tarde y más baja por la mañana. Por lo tanto, es importante tomar la temperatura en diferentes momentos para confirmar la presencia de fiebre.

Causas de la fiebre en niños

La fiebre en los niños puede ser causada por diversas razones, entre las cuales se encuentran:

– Infecciones virales o bacterianas
– Procesos inflamatorios
– Reacciones alérgicas
– Vacunación
– Exposición a altas temperaturas ambientales

Es importante identificar la causa de la fiebre para poder proporcionar el tratamiento adecuado.

Tratamiento para la fiebre en niños

El tratamiento de la fiebre en los niños depende de la causa subyacente y de la gravedad de los síntomas. Algunas recomendaciones generales para tratar la fiebre en niños incluyen:

Tal vez también te interese leer  ¿Por qué es importante combinar colores en los platos?

– Mantener al niño hidratado
– Vestirlo con ropa ligera
– No abrigarlo en exceso
– Proporcionarle un ambiente fresco y ventilado
– Darle medicamentos antipiréticos si es necesario

Medicamentos antipiréticos para niños

Los medicamentos antipiréticos son utilizados para reducir la fiebre y aliviar los síntomas en los niños. Algunos de los medicamentos más comunes para tratar la fiebre en niños son:

– Paracetamol: es un analgésico y antipirético que se puede usar en niños a partir de 3 meses de edad.
– Ibuprofeno: también es un analgésico y antipirético que se puede utilizar en niños a partir de los 6 meses de edad.
– Aspirina: no se recomienda su uso en niños menores de 16 años debido al riesgo de desarrollar el síndrome de Reye.

Es importante seguir las indicaciones del pediatra respecto a la dosis y frecuencia de administración de estos medicamentos.

Cuándo consultar al pediatra

Si la fiebre persiste por más de 3 días, si el niño presenta dificultad para respirar, convulsiones, rigidez en el cuello o manchas en la piel, es importante acudir de inmediato al pediatra. También es recomendable consultar al médico si el niño es menor de 3 meses y presenta fiebre.

Prevención de la fiebre en niños

Para prevenir la fiebre en los niños, es importante seguir algunas recomendaciones generales como:

– Mantener al niño vacunado
– Promover una alimentación saludable
– Evitar el contacto con personas enfermas
– Cuidar la higiene personal
– Mantener un ambiente limpio y ventilado

Siguiendo estas medidas de prevención, se puede reducir el riesgo de que los niños desarrollen fiebre causada por infecciones.

Tal vez también te interese leer  El truco de la pediatra Mar López Sureda para saber rápidamente si tu hijo tiene frío

Conclusiones

La fiebre en los niños es un síntoma común que puede ser causado por diferentes razones. Es importante estar atento a los síntomas y tomar la temperatura para confirmar su presencia. El tratamiento de la fiebre en los niños incluye mantenerlos hidratados, vestirlos con ropa ligera y en caso necesario, administrarles medicamentos antipiréticos bajo la supervisión del pediatra. Si la fiebre persiste o si el niño presenta síntomas alarmantes, es importante consultar al pediatra de inmediato. La prevención juega un papel clave en la reducción del riesgo de fiebre en los niños, por lo que es importante seguir las medidas de higiene y cuidado recomendadas.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario