Falsos mitos sobre el cuidado del bebé

By Pasión Paternal

Falsos mitos sobre el cuidado del bebé

Durante los primeros años de vida de un bebé, es común escuchar una gran cantidad de consejos y mitos sobre la mejor manera de cuidarlo. Sin embargo, muchos de estos consejos tienen poca o ninguna base científica y pueden llevar a confusiones e incluso a prácticas perjudiciales para el bebé. En este artículo, desmentiremos algunos de los falsos mitos más comunes sobre el cuidado del bebé.

El bebé debe ser abrigado en exceso

Uno de los mitos más populares es la creencia de que los bebés deben ser abrigados en exceso para evitar que se enfermen. La verdad es que los bebés tienen dificultades para regular su temperatura corporal y mantener el equilibrio entre el calor y el frío. Por eso, es importante vestir al bebé con ropa adecuada a la temperatura ambiente, evitando tanto el exceso como la falta de abrigo.

Los bebés están más expuestos a sufrir un golpe de calor si están demasiado abrigados, ya que su sistema de termorregulación aún no está completamente desarrollado. Es importante prestar atención a las señales que el bebé pueda dar de incomodidad, como sudoración excesiva o irritabilidad, y ajustar su vestimenta en consecuencia.

Hay que despertar al bebé para que coma cada cierto tiempo

Otro falso mito común es la creencia de que hay que despertar al bebé para que coma cada cierto tiempo, incluso durante la noche. La realidad es que los bebés deben ser alimentados a demanda, es decir, cuando ellos lo requieran. Esto ayuda a establecer una lactancia materna exitosa y a satisfacer las necesidades de alimentación del bebé de forma adecuada.

Tal vez también te interese leer  Ocho motivos por los que debemos evitar decir "no tengas miedo" a un niño

Wakabi et al. (2002) encontraron que los bebés alimentados a demanda tienden a aumentar más de peso y a tener un mejor desarrollo en comparación con los bebés que son despertados para comer. Además, despertar al bebé innecesariamente puede interrumpir su ciclo de sueño y dificultar su descanso, lo que a la larga puede traer consecuencias negativas para su desarrollo.

Los bebés deben ser bañados diariamente

Otro mito común es la creencia de que los bebés deben ser bañados diariamente para estar limpios y saludables. La verdad es que los bebés no necesitan ser bañados a diario, ya que su piel es más delicada y sensible que la de los adultos. Bañar al bebé todos los días puede eliminar los aceites naturales de su piel, causando resequedad e irritación.

Según los expertos, bañar al bebé dos o tres veces por semana es suficiente para mantenerlo limpio y saludable. Durante los días en los que no se baña al bebé, se recomienda limpiar las partes más expuestas, como el rostro, las manos y el área del pañal, con agua tibia y suave.

Otros mitos comunes sobre el cuidado del bebé

El bebé debe dormir boca abajo para prevenir el reflujo

Muchas personas creen que colocar al bebé a dormir boca abajo es la mejor manera de prevenir el reflujo gastroesofágico. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés duerman boca arriba para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), también conocido como muerte de cuna.

Dormir boca abajo aumenta la posibilidad de que el bebé inhale dióxido de carbono y reduzca su oxigenación, lo que puede resultar peligroso. Es importante seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y colocar al bebé a dormir boca arriba en una superficie firme y plana, sin almohadas ni peluches en la cuna.

Tal vez también te interese leer  Los pediatras alertan sobre el último reto viral: “Zarandear a los niños puede provocar la muerte”

Los bebés deben chuparse el dedo para calmar el dolor de encías por la salida de los dientes

Otro mito popular es la creencia de que los bebés deben chuparse el dedo para calmar el dolor de encías causado por la salida de los dientes. La realidad es que chuparse el dedo no alivia el dolor de encías y, además, puede traer consigo otras consecuencias negativas, como malformaciones en la mandíbula y problemas de alineación dental.

Para aliviar el dolor de encías durante la salida de los dientes, se recomienda utilizar mordedores especiales para bebés, hacer masajes suaves en las encías con un dedo limpio o aplicar compresas frías en la zona afectada. Si el bebé experimenta un dolor muy intenso, es importante consultar con un pediatra para buscar soluciones seguras y efectivas.

Conclusiones

Es importante tener en cuenta que el cuidado del bebé debe basarse en información actualizada y avalada por profesionales de la salud. Desmentir los falsos mitos sobre el cuidado del bebé nos permite tomar decisiones más informadas y garantizar el bienestar y la seguridad de los más pequeños de la casa. Siempre es recomendable consultar con un pediatra o especialista en caso de dudas o inquietudes sobre el cuidado del bebé.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario