El uso de collares de ámbar para calmar a los bebés está desaconsejado

By Pasión Paternal

El uso de collares de ámbar para calmar a los bebés está desaconsejado

Los collares de ámbar han ganado popularidad en los últimos años como un remedio natural para calmar a los bebés durante la dentición. Sin embargo, su uso está desaconsejado por diversos expertos en pediatría y seguridad infantil. Aunque el ámbar es una resina natural que supuestamente libera ácido succínico, se ha demostrado que no existen pruebas científicas sólidas que respalden sus beneficios o efectividad en la dentición de los bebés. Además, los collares de ámbar representan un riesgo de asfixia, estrangulamiento y otros peligros para los bebés, por lo que los pediatras desaconsejan su uso.

¿Qué son los collares de ámbar?

Los collares de ámbar son collares cortos hechos de cuentas de ámbar, una resina fósil que se encuentra principalmente en el norte de Europa y se ha utilizado durante siglos con fines medicinales y terapéuticos. Se cree que el ámbar libera ácido succínico, que supuestamente tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que pueden ayudar a aliviar el dolor y la irritación de la dentición en los bebés.

La falta de evidencia científica

A pesar de la popularidad de los collares de ámbar, no existe evidencia científica sólida que respalde sus supuestos beneficios. Los estudios sobre la eficacia de los collares de ámbar en el alivio de los síntomas de la dentición son escasos y en su mayoría están basados en evidencia anecdótica o testimonios personales. Los expertos en pediatría y seguridad infantil insisten en la importancia de basar las decisiones de cuidado de los bebés en evidencia científica confiable y no en modas o creencias populares.

Tal vez también te interese leer  Fichas de divisiones para utilizar en el colegio

Riesgos para la seguridad de los bebés

Además de la falta de evidencia científica sobre sus beneficios, los collares de ámbar representan un riesgo significativo para la seguridad de los bebés. Dado que los collares son cortos y están diseñados para usarse alrededor del cuello, existe un peligro potencial de estrangulamiento y asfixia si el bebé se enreda en el collar o si una de las cuentas se suelta y se convierte en un objeto de riesgo de asfixia.

Asfixia y estrangulamiento

Los bebés son curiosos por naturaleza y tienden a llevarse todo a la boca, incluyendo los collares de ámbar. Si una cuenta se suelta o se rompe, el bebé corre el riesgo de aspirarla y asfixiarse. Además, si el collar se enreda alrededor del cuello del bebé, puede causar estrangulamiento e incluso la muerte. Por esta razón, los expertos en pediatría y seguridad infantil advierten sobre los peligros de los collares de ámbar y recomiendan evitar su uso.

Riesgo de alergias y sensibilidad en la piel

Otro riesgo relacionado con el uso de collares de ámbar es el riesgo de alergias y sensibilidad en la piel. Algunos bebés pueden ser sensibles al ámbar o a los materiales utilizados en el collar, lo que puede provocar irritación, enrojecimiento, picazón o erupciones en la piel. Es importante tener en cuenta la piel delicada y sensible de los bebés y ser consciente de cualquier reacción adversa que puedan experimentar al usar un collar de ámbar.

Alternativas seguras para calmar a los bebés durante la dentición

Aunque los collares de ámbar están desaconsejados, existen alternativas seguras y efectivas para ayudar a calmar a los bebés durante la dentición. Algunas recomendaciones incluyen:

Tal vez también te interese leer  Las estaciones del año explicadas para los niños

Mordedores refrigerados

Los mordedores refrigerados proporcionan alivio a las encías inflamadas y doloridas de los bebés durante la dentición. Al estar fríos, ayudan a reducir la inflamación y a adormecer las encías, lo que puede calmar el dolor y la incomodidad.

Pañales fríos

Otra opción es ofrecer pañales fríos a los bebés para que los muerdan y masticen. El frío ayuda a adormecer las encías y a proporcionar alivio temporal al dolor de la dentición.

Masajes en las encías

Realizar suaves masajes en las encías del bebé con el dedo limpio también puede ayudar a aliviar el dolor y la irritación de la dentición. Los masajes estimulan las encías y ayudan a reducir la inflamación.

Conclusión

En resumen, el uso de collares de ámbar para calmar a los bebés durante la dentición está desaconsejado debido a la falta de evidencia científica de sus beneficios y a los riesgos para la seguridad de los bebés. Es importante priorizar la seguridad del bebé y optar por alternativas seguras y efectivas para ayudar a calmar el dolor y la incomodidad de la dentición. Consulta siempre con un pediatra o profesional de la salud infantil antes de utilizar cualquier remedio o producto en bebés.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario