El truco de Álvaro Bilbao para que los niños te atiendan siempre: “Es más efectivo que gritar”

By Pasión Paternal

El truco de Álvaro Bilbao para que los niños te atiendan siempre: “Es más efectivo que gritar”

Álvaro Bilbao, reconocido neuropsicólogo y autor de libros como «El cerebro del niño explicado a los padres», nos brinda un interesante y efectivo truco para lograr que los niños nos presten atención de forma constante, sin necesidad de recurrir al grito o la autoridad. Este consejo se basa en el conocimiento profundo del funcionamiento del cerebro infantil y en la importancia de establecer una comunicación efectiva y respetuosa con los más pequeños.

¿Por qué gritar no es la solución?

En muchas ocasiones, los adultos tendemos a elevar la voz o recurrir a métodos autoritarios para conseguir que los niños nos hagan caso. Sin embargo, esta estrategia puede generar efectos contraproducentes en su desarrollo emocional y en la relación que establecemos con ellos. El grito suele generar miedo, estrés y ansiedad en los pequeños, lo que dificulta la comunicación y la comprensión de las normas establecidas.

Impacto en el cerebro infantil

Según Álvaro Bilbao, el cerebro de los niños es mucho más susceptible a las emociones y al entorno que el de los adultos. Por lo tanto, cuando un niño es expuesto a situaciones de estrés o miedo, su cerebro activa mecanismos de defensa que dificultan su capacidad de atención y de aprendizaje. El grito no solo no soluciona el problema en el corto plazo, sino que puede generar consecuencias negativas a largo plazo en su desarrollo emocional.

El truco de Álvaro Bilbao: La importancia de la conexión emocional

Según el neuropsicólogo, la clave para lograr que los niños nos presten atención radica en establecer una conexión emocional con ellos. Esto implica demostrar empatía, comprensión y respeto hacia sus emociones y necesidades, en lugar de recurrir a la autoridad o al control. Cuando los niños se sienten escuchados y comprendidos, están más dispuestos a colaborar y a seguir nuestras indicaciones de forma voluntaria.

Tal vez también te interese leer  Alquimia materna o cómo transformar la culpa en gozo

La importancia de la comunicación no verbal

Álvaro Bilbao destaca la importancia de la comunicación no verbal en la relación con los niños. Nuestro lenguaje corporal, tono de voz y expresiones faciales transmiten mensajes poderosos que los pequeños captan de forma intuitiva. Por lo tanto, es fundamental mantener una postura abierta, una mirada empática y un tono de voz calmado y firme para establecer una comunicación efectiva con los niños.

Consejos prácticos para aplicar el truco de Álvaro Bilbao

Para poner en práctica este efectivo truco y lograr que los niños nos presten atención de forma constante, es importante seguir algunas recomendaciones básicas:

1. Escucha activa

Una de las claves para establecer una conexión emocional con los niños es practicar la escucha activa. Esto implica prestar atención a lo que dicen, validar sus emociones y demostrar interés genuino por sus pensamientos y sentimientos. Cuando los niños se sienten escuchados, están más dispuestos a colaborar y a seguir nuestras indicaciones de forma voluntaria.

2. Establecer límites claros

Si bien es importante evitar el grito y la autoridad excesiva, también es fundamental establecer límites claros y coherentes con los niños. Estos límites deben ser respetuosos, justos y negociables, de manera que los pequeños puedan comprender las consecuencias de sus acciones y desarrollar habilidades de autorregulación.

3. Fomentar el diálogo y la empatía

Para lograr que los niños nos presten atención de forma constante, es fundamental fomentar el diálogo y la empatía en la relación con ellos. Esto implica hablarles con respeto, expresar nuestras emociones de forma asertiva y promover la reflexión sobre sus propias acciones. Cuando los niños se sienten comprendidos y valorados, están más dispuestos a colaborar y a seguir nuestras indicaciones de forma voluntaria.

Tal vez también te interese leer  Seis horas sentado en una silla no es lo mejor para un niño, según una psiquiatra infantil

Beneficios de aplicar el truco de Álvaro Bilbao

Al aplicar el consejo de Álvaro Bilbao para lograr que los niños nos presten atención de forma constante sin necesidad de recurrir al grito o la autoridad, podemos obtener una serie de beneficios tanto para los pequeños como para nosotros mismos:

Desarrollo emocional saludable

Al establecer una conexión emocional con los niños y fomentar una comunicación respetuosa y empática, contribuimos a su desarrollo emocional saludable. Los pequeños aprenden a regular sus emociones, a expresarse de forma asertiva y a relacionarse de manera positiva con los demás, lo que les permite crecer de forma integral y equilibrada.

Fortalecimiento de la relación

Al evitar el grito y la autoridad excesiva, fortalecemos la relación con los niños y creamos un ambiente de confianza y respeto mutuo. Los pequeños se sienten más seguros, comprendidos y valorados, lo que favorece la comunicación y la colaboración en el día a día. Además, esta conexión emocional nos permite construir vínculos afectivos duraderos y significativos con los más pequeños.

Mejora del clima familiar

Al aplicar el truco de Álvaro Bilbao para lograr que los niños nos presten atención de forma constante, contribuimos a mejorar el clima familiar y a promover la armonía en el hogar. La comunicación efectiva, la empatía y el respeto mutuo son pilares fundamentales para cultivar un ambiente cálido, amoroso y comprensivo en el que todos los miembros de la familia se sientan escuchados y valorados.

Conclusiones

En resumen, el truco de Álvaro Bilbao para lograr que los niños nos presten atención de forma constante sin necesidad de recurrir al grito o la autoridad se basa en establecer una conexión emocional, practicar la escucha activa y fomentar el diálogo y la empatía en la relación con los pequeños. Al seguir estas recomendaciones, podemos fortalecer la relación con los niños, promover su desarrollo emocional saludable y mejorar el clima familiar en el hogar. Recordemos que la comunicación efectiva y el respeto mutuo son la base para cultivar vínculos afectivos duraderos y significativos con los más pequeños.

Tal vez también te interese leer  Las adaptaciones que necesita un niño con altas capacidades para no fracasar

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario