Cuatro hábitos cotidianos con los niños cuyo esfuerzo merece la pena, según Álvaro Bilbao

By Pasión Paternal

Cuatro hábitos cotidianos con los niños que merecen la pena, según Álvaro Bilbao

Álvaro Bilbao es un reconocido psicólogo especializado en neuropsicología infantil, autor de varios libros y conferencista internacional. En su trabajo, destaca la importancia de establecer hábitos cotidianos con los niños que contribuyan a su desarrollo cognitivo, emocional y social. A continuación, te presentamos cuatro de estos hábitos recomendados por Álvaro Bilbao que vale la pena implementar en la rutina diaria con los más pequeños.

1. Leer juntos cada día

Una de las actividades más beneficiosas que podemos realizar con los niños es la lectura. Leer juntos cada día no solo fomenta el amor por los libros y la lectura, sino que también contribuye al desarrollo del lenguaje, la imaginación y la concentración de los pequeños.

Según Álvaro Bilbao, la lectura compartida con los niños tiene múltiples beneficios, como estimular la empatía, mejorar la comprensión verbal, ampliar el vocabulario y fortalecer el vínculo afectivo entre padres e hijos. Además, la lectura es una excelente manera de introducir a los niños en diferentes temas, culturas y realidades, ampliando así su visión del mundo.

Para incorporar este hábito en la rutina diaria, es importante elegir libros adecuados a la edad y los intereses de los niños, dedicar un tiempo específico para la lectura y crear un ambiente cálido y acogedor que favorezca la concentración y el disfrute de la actividad.

2. Practicar el juego libre

El juego libre es una actividad fundamental en la infancia, ya que permite a los niños explorar, experimentar, desarrollar su creatividad y aprender a relacionarse con otros. Según Álvaro Bilbao, el juego libre es una forma natural de aprendizaje que estimula el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños.

Tal vez también te interese leer  Los cinco trucos que me ha enseñado el psicólogo infantil para tratar a mis hijas

Al practicar el juego libre, los niños tienen la oportunidad de descubrir sus propios intereses, resolver problemas, tomar decisiones, expresar emociones y desarrollar habilidades como la imaginación, la cooperación y la autonomía. Además, el juego libre favorece la creatividad, la flexibilidad mental y la capacidad de adaptación a diferentes situaciones.

Para promover el juego libre en los niños, es importante ofrecerles un tiempo y un espacio adecuado para jugar, proporcionarles materiales variados y seguros, y permitirles experimentar y explorar sin intervenciones constantes por parte de los adultos. El juego libre es una actividad enriquecedora que beneficia el desarrollo integral de los niños.

3. Establecer rutinas y límites claros

Las rutinas y los límites son elementos fundamentales en la crianza de los niños, ya que les brindan seguridad, predictibilidad y estructura en su día a día. Según Álvaro Bilbao, establecer rutinas y límites claros ayuda a los niños a desarrollar el autocontrol, la organización y la responsabilidad, así como a sentirse seguros y protegidos.

Las rutinas cotidianas, como la hora de levantarse, las comidas, el baño y la hora de dormir, son fundamentales para establecer un orden en la vida de los niños. Además, los límites claros y consistentes les ayudan a comprender qué comportamientos son aceptables y cuáles no, promoviendo así su autoestima y su capacidad de relacionarse adecuadamente con los demás.

Para implementar rutinas y límites efectivos, es importante involucrar a los niños en su establecimiento, explicarles las normas de manera clara y coherente, ser constantes en su aplicación y brindarles apoyo y orientación para cumplir con las expectativas. Las rutinas y los límites son herramientas importantes para el desarrollo de la autonomía y la disciplina en los niños.

Tal vez también te interese leer  Dictado creativo para que los niños aprendan ortografía mientras se divierten

4. Promover la práctica de la gratitud

La gratitud es una cualidad que conlleva múltiples beneficios para la salud mental, emocional y social de los niños. Según Álvaro Bilbao, promover la práctica de la gratitud en los niños les ayuda a desarrollar la empatía, la generosidad, la resiliencia y la satisfacción con lo que tienen.

Fomentar la gratitud en los niños implica enseñarles a valorar y agradecer las cosas buenas que tienen en su vida, como la familia, los amigos, la salud, la educación y las experiencias positivas. La práctica de la gratitud les permite cultivar una actitud positiva, fortalecer su autoestima y aprender a ver el lado bueno de las situaciones difíciles.

Para promover la práctica de la gratitud en los niños, es importante dar el ejemplo como adultos, reconocer y elogiar sus acciones positivas, enseñarles a expresar agradecimiento de manera sincera y fomentar gestos de solidaridad y generosidad hacia los demás. La gratitud es un hábito que contribuye al bienestar emocional y social de los niños, fortaleciendo su capacidad de ser felices y resilientes frente a las adversidades.

Conclusión

Implementar estos cuatro hábitos cotidianos con los niños, propuestos por Álvaro Bilbao, puede ser de gran beneficio para su desarrollo integral. Leer juntos cada día, practicar el juego libre, establecer rutinas y límites claros, y promover la práctica de la gratitud son acciones que contribuyen a potenciar las habilidades cognitivas, emocionales y sociales de los más pequeños, fortaleciendo su autoestima, su autonomía y su felicidad. Como padres y educadores, es importante dedicar tiempo y esfuerzo a cultivar estos hábitos en los niños, ya que el impacto positivo que generan en su crecimiento y bienestar vale realmente la pena.

Tal vez también te interese leer  Aprendizaje Basado en Retos, una metodología que beneficia la confianza y autoestima de los alumnos

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario