Cómo ayudar a un niño/a con TDAH a actuar con calma

By Pasión Paternal

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico que afecta a niños y adultos. Se caracteriza por la dificultad para prestar atención, la hiperactividad y la impulsividad. Los niños con TDAH suelen tener problemas para concentrarse en la escuela, seguir instrucciones y controlar sus emociones.

Si tienes un hijo o hija con TDAH, es importante saber que existen estrategias y herramientas que pueden ayudarle a actuar con calma y mejorar su calidad de vida. En este artículo te daremos algunos consejos para ayudar a un niño con TDAH a manejar sus emociones y comportarse de manera más tranquila.

Establecer rutinas y estructuras

Los niños con TDAH se benefician enormemente de tener rutinas claras y estructuras en su día a día. Establecer horarios fijos para las comidas, el estudio, el juego y la hora de dormir puede ayudar a reducir la ansiedad y la impulsividad en los niños con TDAH. Es importante que las rutinas sean consistentes y predecibles, para que el niño sepa qué esperar en cada momento del día.

Además, es recomendable utilizar ayudas visuales como calendarios, listas de tareas y horarios para que el niño pueda tener una idea visual de lo que le espera en su día. De esta manera, se sentirá más seguro y en control de su entorno.

Enseñar técnicas de relajación

Enseñar a un niño con TDAH técnicas de relajación puede ser una herramienta muy útil para ayudarle a calmarse en situaciones de estrés. Algunas técnicas que pueden resultar efectivas son la respiración profunda, la meditación, el yoga o simplemente tomarse un momento para cerrar los ojos y concentrarse en la respiración.

Tal vez también te interese leer  El consejo de Alberto Soler avalado por la psicología para escoger dibujos animados

Es importante practicar estas técnicas de relajación de manera regular, no solo cuando el niño esté experimentando una crisis de ansiedad o de hiperactividad. De esta forma, el niño aprenderá a utilizar estas herramientas por sí mismo y podrá aplicarlas cuando lo necesite.

Establecer expectativas claras y realistas

Es importante que los padres y cuidadores establezcan expectativas claras y realistas para los niños con TDAH. Es fundamental comprender que estos niños tienen dificultades para mantener la atención y controlar sus impulsos, por lo que es importante tener paciencia y empatía.

Es recomendable establecer metas a corto plazo y reforzar los logros del niño con elogios y recompensas. De esta manera, el niño se sentirá motivado y valorado, lo que le ayudará a mantener la motivación y el esfuerzo.

Fomentar la actividad física

La actividad física es una excelente forma de ayudar a los niños con TDAH a canalizar su exceso de energía y mejorar su concentración. Practicar deportes, juegos al aire libre o simplemente dar paseos en bicicleta o caminar pueden ser actividades beneficiosas para los niños con TDAH.

Además, la actividad física libera endorfinas en el cuerpo, lo que ayuda a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo del niño. Por lo tanto, es importante fomentar la práctica de ejercicio de manera regular como parte de la rutina diaria del niño.

Buscar el apoyo de profesionales

Si tienes dificultades para ayudar a tu hijo/a con TDAH a controlar sus emociones y comportarse de manera más tranquila, es recomendable buscar el apoyo de profesionales especializados en el trastorno. Un psicólogo, psicopedagogo o terapeuta ocupacional pueden brindar estrategias y herramientas específicas para ayudar al niño a manejar su TDAH de manera efectiva.

Tal vez también te interese leer  Los cinco hábitos de los niños de dos años por los que un pediatra asegura que son el modelo a seguir de felicidad

Además, es importante mantener una comunicación constante con los profesores y otros adultos que interactúan con el niño para establecer un trabajo en equipo y asegurar que se le brinde el apoyo necesario en todos los ámbitos de su vida.

Conclusiones

En conclusión, ayudar a un niño con TDAH a actuar con calma puede ser un desafío, pero con paciencia, comprensión y las estrategias adecuadas, es posible mejorar su calidad de vida y su bienestar emocional. Establecer rutinas, enseñar técnicas de relajación, establecer expectativas claras, fomentar la actividad física y buscar el apoyo de profesionales son algunas de las formas en las que puedes ayudar a tu hijo/a a manejar su TDAH de manera efectiva. Recuerda que cada niño es único, por lo que es importante encontrar las estrategias que mejor se adapten a sus necesidades y capacidades. ¡Ánimo y paciencia en este camino hacia la calma y el bienestar!

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario