Pasión Paternal

Una victoria que nos ilusiona a todos


29 de enero de 2018

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

Argentinos derrotó por 2-0 a San Martín de San Juan con goles de Gastón Machín y Damián Batallini, ambos, en el segundo tiempo. Al comienzo de partido, Marcos Gelabert fue expulsado por un manotazo en la cara a Damián Batallini y, a partir de ahí, el "Bicho" iba tener el dominio absoluto del encuentro. Lucas Barrios no pudo marcar en su debut pero asistió en el primer tanto y armó la contra del segundo. Además, mostró destellos de jerarquía y dejó en claro que está en su plenitud. ¿Más motivos para celebrar? se le ganó por primera vez en la historia a un rival durísimo en Primera División, sumamos 20 puntos, nos alejamos del descenso y entramos en zona de Copas. El plantel está más confiado que nunca. Jóvenes sin techo y sabiduría en los líderes. Ahora es nuestro momento. A disfrutarlo.

Click en la foto para ampliar

Un verano super movido para Argentinos. La venta de un jugador muy querido como Braian Romero y la decisión de no renovarle a Joaquín Laso despertaron las alarmas de todos. Pero claro, la dirigencia del "Bicho", astuta, tenía bajo la manga el golpe del mercado de pases. Un hijo pródigo volvía, en una edad perfecta, un físico envidiable y con un hambre de gloria pocas veces visto. Y si a eso le sumamos la pronta recuperación de Lanzillotta, la maduración de jugadores como Aléxis, González, Barboza, Colman y demás, este equipo se tornó en un peligro para cualquiera. Sí. Para cualquiera.

 

El rival de turno era difícil. Sabíamos de antemano que los equipos de Gorosito de visitantes son algo extraños. Suelen replegarse en el fondo, y si tienen una chance, no te perdonan. Pero Argentinos, fiel a su estilo, arrancó el juego con la intención de marcarle la cancha sin pensarlo dos veces. Por esas cosas del fútbol, para muchos justo y para otro no, Marcos Gelabert se fue expulsado a los cinco minutos por un manotazo en la cara a Damián Batallini. Lógicamente, el planteo de "Pipo" se desvaneció y tenían que intentar jugar a otra cosa. Berti hacía señas de tranquilidad. Había tiempo de sobra. Y Argentinos lo fue buscando de a poco, haciendo eje con Pisculichi, con Cabrera y Batallini alternando las puntas, con Machín soltándose un poco más que Montero y por supuesto con las subidas constantes de Sandoval y Benítez. Lucas Barrios también estuvo movedizo. Asimismo, tuvo dos chances de cabeza para abrir el marcador; una se fue besando el travesaño, y la otra fue evitada por una atajada espectacular del arquero Luis Ardente. Sin goles en el primer tiempo.

En el complemento, uno pensaba que Berti haría cambios, teniendo en cuenta que el rival estaba decidido a no atacar, y que tal vez un cinco esté sobrando. O Machín o Montero. Pero para el entrenador no. Había que seguir igual. Y, como tantas otras veces, el tiempo le dio la razón. Seis minutos de la segunda mitad, Cabrera lo buscó a Barrios que merodeaba dentro del área, el ex Borussia Dortmund la aguantó, pensó, descargó, y allí encontró a su amigo Machín entrando por la derecha. El "capitán" no dudó y fusiló a Ardente, que esta vez no pudo hacer nada. Desahogo total en el banco de Argentinos y justicia en el resultado.

El partido siguió su rumbo habitual. Argentinos controlaba, pensaba, jugaba, y San Martín rezaba por una contra o una pelota parada a favor. Superando los 15 minutos, Luis Olivera vio la segunda amarilla tras una durísima entrada al uruguayo Cabrera. San Martín se quedaba con 9 jugadores y el final estaba cantado. Pero quedaría tiempo para algo más. A los 25 minutos, en una contra muy bien comandada por Barrios, quien levantó la cabeza y lo vio al “Cangrejo” Cabrera solito entrando por derecha, éste la frenó, levantó la cabeza y allí mandó el centro pasado para que Batallini defina de primera con un derechazo letal.

El resto de partido quedaría para la anécdota. Argentinos se floreó y hasta se dio el lujo de hacer debutar a Gastón Verón, un joven de 16 años nacido en Chaco que fue promovido por Berti este verano. El "Semillero" de tierra fértil sigue entregando joyas al fútbol y eso es otro motivo para brindar.

Se jugó bien y se ganó. Eso era importante. Todavía queda mucho camino por recorrer, obstáculos difíciles de sortear y bajones de los que reponerse. Pero vamos por el buen camino. Vamos a estar bien. Hay un material importante. Una mezcla de juventud con experiencia que se complementa a la perfección. Ojalá continuemos con este proceso y que #LaVueltaDeUnGrande no quede solo en eso. Está en nosotros.

Compartir esta nota en