Pasión Paternal

Una táctica que falló en todos lados


14 de marzo de 2017

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

Luego de la buena impresión que había dejado Argentinos en Córdoba pese a perder, Gabriel Heinze, cuatro días más tarde, movió algunas fichas y puso nombres sorpresivos. ¿El resultado? derrota jugando el peor partido de su era. Errores que no se pueden volver a repetir.

Click en la foto para ampliar

Muy pocas veces te vas con una sonrisa cuando el resultado es una derrota. Pero este viernes, Argentinos lo logró. Pese a caer contra la "Gloria" cordobesa, el conjunto de Gabriel Heinze dejó una imagen de valentía y fotaleza anímica que invitaba a seguir soñando con este buen andar. Además, la revancha llegaría rápido, porque cuatro días más tarde esperaría el Brown de Adrogué de Pablo Vicó. 

Y allí fue Argentinos. Pero al parecer, todo eso que nos dejó satisfechos lo dejó en Córdoba. Hoy, el "Bicho" fue una sombra. Al márgen de que no salió nada de lo planeado, también faltó actitud y fue devorado por un rival que, sin menospreciar, carece de elementos futbolísticos.

El "Gringo", como suele hacer, esperó hasta último momento para confirmar los once titulares. Y cuando lo hizo, más de uno se sorprendió. El primer apellido que retumbó fue la aparición de Leonel Mosevich, quien jugó por primera vez desde que Heinze es el técnico. El defensor fue de lo mejorcito de Argentinos, aunque poco pudo hacer para evitar la derrota. 

Otro que volvió a jugar fue Joaquín Laso. Y si la idea era olvidarse del mal partido de Torren, el ex Sportivo Italiano no cumplió con las expectavias. Lento, a destiempo, y si no hubiese tenido puesta la camiseta de Argentinos, se iba expulsado en el primer tiempo.

En la mitad de la cancha, el capitán Gastón Machín hizo su reaparición. Pero volvió a dejar mucho que desear. Está claro que con Rolón, juntos, no pueden jugar. Se comprobó en aquellas noches de Campana y ante Puerto Madryn en La Paternal, ambas con derrota. Sin embargo, Heinze los volvió a unir y el resultado de eso fue un sin fin de errores e impresiciones en la mitad de la cancha. 

Nico González había sido una de las claves en el buen segundo tiempo de Argentinos frente a Instituto. Por la punta izquierda, lo mejor del "Bicho" se vio por sus pies. Por esta razón, Heinze lo premió con la titularidad, aunque no le salió una. Es más, por momentos, jugaba casi de lateral izquierdo, algo que todos sabemos no es su fuerte.

Por último, y de los más inexplicable, fue la presencia de Aléxis Mac Allister jugando como un falso nueve. El menor de los tres hermanos no se sintió nunca cómodo en la cancha y jugó un partido para el olvido. Debió haber salido en el entretiempo, pero terminó completando los 90 minutos.

Dicho esto, tampoco hay que dramatizar. Un mal partido lo puede tener cualquiera, ¿o pensaban que Argentinos jugaría las 46 fechas bien? Esto deberá servir de lección para no volver a equivocarse. Que Benítez en este equipo no puede faltar. Que Rolón debe jugar solo en el medio. Que si Colman no juega, Argentinos no tiene fútbol. Que por la manera de jugar de este equipo, y aunque ambos no tengan el nivel que esperamos, Lenci o Fydriszewski tienen que jugar.

En fin. Tiempo hay y material sobra. A olvidar rápido esta derrota y a pensar en lunes, porque con Chacarita será una final anticipada, y Argentinos, no puede dejar más puntos en el camino.

Compartir esta nota en