Pasión Paternal

Un punto que vale como un triunfo


18 de abril de 2015

Pasión Paternal - @pasionpaternal

Después de un aceptable primer tiempo, Argentinos tuvo que defenderse en gran parte del complemento con 10 jugadores y sostuvo el 0-0 con un Ojeda brillante. De esa manera, se trajo un punto valioso de Avellaneda.

Click en la foto para ampliar

Después de perder por primera vez en Paternal y con una de las dos peores presentaciones en el campeonato, que justamente fueron las dos únicas derrotas que acumula Argentinos en este 2015, a la cancha de Independiente había que ir a recuperar la buena imagen dada en el grueso de los partidos de este primer tercio de campeonato, y la firmeza mostrada, por ejemplo, en el gran triunfo ante Lanús.

Y vaya si lo hicieron los jugadores en un buen rendimiento dividido en dos facetas: igualdad de condiciones e inferioridad numérica. Porque la expulsión de Matricardi cambió radicalmente los planes del Bicho y, en consecuencia, el trámite del partido. Pero vayamos en orden: Argentinos salió a jugar sabiendo que el local tenía la obligación de ser protagonista desde el primer minuto, dado el presente que atraviesan los de Avellaneda en el torneo. Por eso la idea era clara: línea de cinco cuando el Rojo pasaba la mitad de la cancha con pelota dominada, e intentos de ataques rápidos una vez recuperada la pelota.

La fórmula no fue muy efectiva a la hora de avanzar: la -casi única- situación clara fue a los 5 de la primera etapa con una buena combinación entre Rodríguez y Franzoia, que terminó rematando para que el Ruso Rodríguez desviara al córner. Unos minutos después, el uruguayo Gallego probó de afuera con poco peligro, y el arquero de Independiente no tuvo mucho más trabajo, a decir verdad. Porque Lenis estuvo muy preocupado por tapar la subida de Papa y cuesta recordar al menos un desborde o pique en profundidad del colombiano.

Pero a su vez Ojeda tampoco tuvo tanta participación en esa primera etapa: a los 36 el fondo de Argentinos descuidó a Albertengo, pero el ex delantero de Rafaela la tiró muy arriba. Mucho más que eso no hubo en la primera etapa, porque el local no supo y el Bicho no quiso.

El arranque del segundo tiempo no varió mucho hasta que a los 13, cuando Argentinos estaba elaborando una buena jugada, Iñiguez erró un pase, Independiente salió de contra y Matricardi bajó a Pisano para ganarse la segunda amarilla. Allí cambió todo. Álvarez por Gallego, 4-4-1 y a aguantar. Jonathan Rodríguez -en los últimos minutos sustituido por Rinaldi, que sufrió lo mismo- quedó muy solo arriba y Argentinos casi que no pasó la mitad de la cancha, más allá de algún arresto individual o alguna pelota parada.

Independiente, con pocas ideas y un Mancuello apagado, generó sus situaciones en esa media hora final, pero se topó con un Ojeda que respondió cada vez que lo llamaron a actuar. Atajó con pelota en movimiento, de media distancia, se mostró seguro en cada pelota que llovió al área en forma de centro y terminó erigiéndose como la figura del encuentro. Fundamental el 1 nuevamente para asegurar el 0 en el arco de Argentinos.

El punto terminó siendo negocio por la imagen de los últimos 30 minutos que quedó por terminar el partido con 10 jugadores. Argentinos sale de esta seguidilla de tres partidos complicados con una victoria un empate y una derrota, en lo que termina siendo un saldo positivo. Se vendrá el cruce por Copa Argentina, donde otra vez se buscará llegar bien lejos, y luego -con un tiempo interesante para recuperar soldados y seguir trabajando- el encuentro ante Aldosivi, para volver a hacerse fuerte de local, algo que, sumado a este tipo de buenos resultados fuera de casa, va a terminar haciendo del campeonato del Bicho algo muy bueno.

Compartir esta nota en