Pasión Paternal

“Superó todo lo que venía soñando desde chiquito”


21 de octubre de 2016

Martín Bloch - @tuchobloch

Esteban Rueda, juvenil que debutó y marcó el 1-0 el lunes ante Ferro, charló este mediodía con Pasión Paternal por AM 850, confesó las sensaciones de su primer partido, cómo vivió la semana posterior al mismo, contó que de chico fue fichado por el Espanyol de Barcelona y estuvo a punto de pasar al mismísimo Barcelona pero no se dio por desacuerdo entre los clubes y por una decisión de su representante volvió a Argentina. Además habló de su forma de jugar, su referente y sobre Heinze.

Click en la foto para ampliar

El rosarino Esteban Rueda, que hizo su presentación en la Primera del Bicho y a los diez minutos ya había marcado su primer gol, manifestó cómo llevó adelante la semana luego de ese logro: “Me llegaron mensajes y llamados de gente, amigos, familiares. Estos días fueron increíbles. Nunca había pensado que iba a llegar este momento”, le comentó a Pasión Paternal y expresó: “Superó todo lo que venía soñando desde chiquito”.

 “A los cuatro, cinco años ya estaba en una cancha de fútbol. Empecé a jugar en Newell’s y después me fui a Europa por el tema del fútbol, a los siete años”, afirmó. “Un representante habló con mi viejo y le dijo que había una posibilidad de hacer una prueba en el Espanyol de Barcelona, pero mi papá le avisó que ‘si no iba conmigo, no me dejaba’. Y fuimos con toda la familia”, explicó. Y agregó: “A los ocho, nueve años ya estaba fichado”.
 
Incluso, el delantero tuvo posibilidades de llegar al Barcelona: “Había posibilidades pero como el Espanyol y el Barcelona no tienen muy buen vínculo, no me dejaron ir”. También explicó por qué debió regresar al país: “Tuve un problema con mi representante porque yo tenía que firmar un contrato profesional porque era menor de edad y él no quería. Me hizo volver y ahí fui a River a los doce años, más o menos”.

Luego de quedar libre del Millonario, con edad de Quinta se presentó en Argentinos y este año pasó al plantel profesional: “Venía entrenando en Reserva, habíamos jugado unos amistosos y había metido algunos goles, venía bien. Un día me llama Raúl Sanzotti y me dijo: ‘mañana tenés que entrenar con Primera, porque falta un wing, te elegimos a vos para que fueras, y Heinze está de acuerdo’”.

Con relación a su entrenador, Gabriel Heinze, el Bochi sostuvo: “Yo creo que vio que tenía posibilidades de jugar, que le pongo ganas, que hago lo que él quiere y creo que me adapto bien a su juego”. Y agregó que “es un orgullo” ser dirigido por él “porque es muy conocido, sabe mucho de fútbol y lo único que me queda es aprender”.

A la hora de nombrar un referente o ejemplo a seguir, Rueda nombró a Lautaro Acosta: “Últimamente lo estoy mirando yme encanta cómo juega porque es rápido como yo, desequilibrante”. Asimismo indicó que en sus inicios era centrodelantero y en Argentinos lo ubicaron por afuera, de “siete”: “Me gusta la posición”.

Compartir esta nota en