Pasión Paternal

Sufrió, pero ganó y vuelve a tomar aire


08 de octubre de 2017

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

Otro paso hacia el objetivo: Argentinos venció 1-0 a Chacarita con gol de Nicolás González a los 27 minutos de la primera mitad tras una excelente jugada en combinación de Aléxis Mac Allister y Braian Romero. Pero no todo fue color de rosa. En el segundo tiempo, el "Bicho" se vino abajo táctica y físicamente, y si Chacarita empataba, no hubiese sido injusto para nadie. Sin embargo, para felicidad de todos, los tres puntos se quedaron en La Paternal, llegamos a siete unidades y salimos de la zona del descenso. Fin de semana ideal.

Click en la foto para ampliar

Había que ganar. Como sea. Aunque el término, a mí particularmente, mucho no me gusta. Pero en este torneo donde son cuatro los que van a descender, habrá partidos que, por un momento, debemos olvidar la forma y solo darle importancia al tanteador. Hoy Argentinos consiguió una victoria más que importante. Mostrando virtudes y falencias preocupantes. Pero ganó y eso es lo que se valora el día de hoy. 

El partido arrancaba con un Argentinos dispuesto a llevarse por delante a Chacarita. Con presión, con juego físico y también, por momentos, con fútbol. Una vez más, Aléxis Mac Allister estuvo iluminado y de los pies de él, el "Bicho" encontraba las mejores oportunidades. Pero obvio, como toda figura, necesita su socio. Y ahí estuvo Nicolás González. Aquel joven calvo que debutó con Laferrere por Copa Argentina hace poquito más de un año, siendo una gran sorpresa para todos, hoy es el delantero más importante que tiene el equipo. Por su entrega, por su velocidad, por su sacrificio y lo más significativo: su tremenda capacidad goleadora. 

Entre ellos dos hicieron del primer tiempo de Argentinos algo más que aceptable. La jugada del gol, que comenzó en los pies de Cháves, fue como pispear la cabeza y ver al "Gringo" rompiéndose las palmas de la euforia y la satisfacción, porque claro, fue un golazo con el sello de Heinze. Pero, que se entienda, Berti está teniendo mucho que ver en este cambio rotundo que hizo el equipo en las últimas tres fechas. De eso no hay dudas.

Momento de goce: 27 minutos del primer tiempo, pared por derecha entre Romero y Mac Allister, este último la mete al área sin mirar y González facturó. 1-0 y a otra cosa. En líneas generales, el "Bicho" redondeaba un buen primer tiempo y el resultado era justo. 

El segundo tiempo, lisa y llanamente, Argentinos fue flojísimo. En todas sus líneas. Confundido, sin ideas, físicamente agotado y con un rival que desnudaba sus falencias más grandes. Pero entre todo lo malo que existió y es innegable, podemos destacar la entrega hasta el final. No hubo un solo jugador de Argentinos que pare de correr o marcar. Al fútbol, si no defendes, no vas a ganar. Es por eso que también hay que darle crédito a los Cháves, los Saiz y los Piovi, que a la hora de marcar, fueron unas fieras. 

Chacarita lo pudo empatar. Tuvo un tiro en el travesaño y dos mano a mano: uno contuvo Cháves y el otro se fue besando el poste izquierdo. Si lograba hacer un gol, hubiera sido justo. Argentinos jugó el segundo tiempo sin mediocampo. Ni los ingresos de Barboza y Pisculichi pudieron darle oxígeno ni tenencia. El "Bicho" era un colador y de no ser por la mala puntería y la sensacional actuación de "Pochi", hoy los ánimos serían otros.

Pero por suerte, Dios es de Argentinos. Comprobado una vez más. Los tres puntos se quedaron guardados en el Diego Armando Maradona y ahora la tabla no se ve tan mal: 7 puntos de 15, afuera de la zona roja del descenso y un gran envión anímico para pisar el Gigante de Arroyito. Dicho así, da nervios. O tal vez un poco de vértigo. Pero estamos en buenas manos y también en buenos pies. Desde la seguridad de Cháves, pasando por el fútbol de Aléxis y finalizando con los goles de Nico. No importa quién esté manejando el barco desde el banco de suplentes. No importa su apellido ni sus formas. Siempre, pero siempre, los que van a dar la cara son los pibes del Semillero del Mundo. Eso, también ya está mega comprobado. Respiremos tranquilos. 

Compartir esta nota en