Pasión Paternal

Sólo sirve para dejar de perder


01 de agosto de 2015

Pasión Paternal - @pasionpaternal

Después de un aceptable primer tiempo, Argentinos volvió a entrar en la confusión de los últimos partidos y debió conformarse con un pobre 0-0 contra Godoy Cruz en Paternal. Lo único bueno es que el equipo sumó luego de cinco derrotas consecutivas. La gente se fue muy enojada.

Click en la foto para ampliar
Parecía que podía ser la tarde de la resurrección pero el equipo volvió a decepcionar. Como en la mayoría de los partidos que jugó en 2015 en el Diego Maradona, Argentinos se hizo cargo de la iniciativa y aún sin demasiada claridad para atacar, tuvo la intención de ser el protagonista del partido.

En el balance de hecho fue mejor que Godoy Cruz en el primer tiempo, pero lo que escasearon fueron situaciones de peligro. La más clara tal vez fue el desborde de Franzoia por izquierda que le anticiparon justo a Rinaldi, después de uno de los tantos buenos pases y de un aporte ahora sí productivo de Cabral.

Pulcro en el manejo de la pelota, el Bicho ganó en volumen de juego como quería Pipo con el triángulo que formó Lucho con Ham y Ledesma detrás de él, pero no tuvo peso en ofensiva ni supo cómo penetrar en el último cuarto de cancha. Por eso otra vez, aunque dejó una mejor sensación en los primeros 45, se quedó en amagos y buenas intenciones.

En el segundo definitivamente cayó el nivel del equipo. Sobre todo cuando de manera insólita Gorosito decidió sacar a Cabral (lo reemplazó Lenis), que era de los más claros del partido, además de ser hoy en día el mimado de la gente. Casi no llegó con peligro en la segunda parte y sí tuvo un par buenas el conjunto mendocino, que lo hizo revolcar un par de veces a Gabbarini.

El partido se fue sin pena ni gloria, entre la impotencia de Argentinos y el buen trato de balón de un Godoy Cruz que miró con simpatía el empate pero tampoco se aferró a él de manera exagerada. Lo que dejó el final fue la imagen de los hinchas ya sin paciencia por esta racha de siete sin ganar, que incluye la eliminación de Copa Argentina.

Hay dos semanas ahora por delante para preparar una racha de partidos durísima, contra Gimnasia en La Plata y San Lorenzo de local. De manera urgente el equipo necesita levantar y si bien se vio apenas una leve mejoría en el primer tiempo, eso, como dice el título, sólo sirvió para dejar de perder.

Compartir esta nota en