Pasión Paternal

Que viva esa zurda


28 de octubre de 2017

Alejo Nuñez - @Alee14n

Argentinos ganó en un partido vibrante en el que comenzó perdiendo 2-0 y logró darlo vuelta 3-2 frente a Arsenal de Sarandí. El tercer gol fue producto de un tiro libre de Leonardo Pisculichi, quien con pocos minutos se las arregla para entrar en los corazones de La Paternal.

Click en la foto para ampliar

Minuto 18 del segundo tiempo, Alfredo Berti movía el banco y realizaba su segunda variante. A la cancha un viejo conocido de la casa, Leo Pisculichi, quien dejaba su lugar era Francis Mac Allister. El contexto del partido no era nada sencillo para el ex River, Argentinos igualaba 2-2 en un partido que estaba bastante trabado en donde los tres puntos estaban para cualquiera. En las primeras intervenciones de Piscu no gravitó demasiado, Arsenal presionaba cada vez que el bicho agarraba la pelota y eso no le permitía jugar.

Los primeros dos goles de Argentinos llegaron a través del cabezazo, Sandoval y Batallini respectivamente hacían que el equipo iguale el partido tras una pelota parada. Esta vía resultaba la ideal para que los dirigidos por Alfredo Berti reviertan el resultado. Primer tiro libre con Leo en cancha, bochazo fuertísimo para la cabeza de Saiz, tan fuerte que el colombiano no llego a reaccionar y la pelota rebotó en su cabeza y terminó desviado.

El número 18 empezó a entrar en ritmo en los minutos finales, se conectó bien entre Alexis Mac Allister y Gonzalo Piovi en una jugada interesante pero que lamentablemente no gravitó. Berti movía nuevamente el banco, el lungo Mauro Quiroga a la cancha, estaba claro lo que buscaba Argentinos, la pelota parada era una gran arma necesaria.  Minuto 37 del complemento, tiro libre para el bicho, el público en la tribuna sabe que la zurda de Piscu es especial y más de uno se ilusionaba con que en la noche del viernes vuelva a vivir el fútbol. En un disparo en el que se esperaba que fuera desviado por la importante cantidad de jugadores que había esperando el centro a gol, Golosina tiro desde bastante lejos un tiro que picó previamente a entrar en el arco de Pablo Santillo para meterse casi pidiendo permiso, haciendo así que las gargantas del hincha del tifón exploten de gol y así acercarse al triunfo.

Ya con el partido terminado 3-2, todo era alegría en el Diego Armando Maradona, Argentinos conseguía su 4to triunfo al hilo. Pero también todo era alegría para Leo Pisculichi, volvió al club de sus amores y de a poco se va acomodando, no importa si son 40, 30, 20 o 10 minutos él estará dispuesto a entrar y aportar su granito de arena. Su pegada, su calidad, su inteligencia, su liderazgo y mucho más justifican su llegada a La Paternal. Un ídolo que a veces es resistido y mal tratado por la gente pero que sin dudas aporta mucho desde el banco de suplentes y a fuerza de rendimientos y goles importantes (al igual que este equipo) se están ganando el cariño de la gente. Leo volvió a su casa y lo podes comprobar cuando termina un partido como este y se va caminando por las calles de Paternal como si fueran las de su casa, sacándose fotos con los hinchas firmando autógrafos, porque así lo es, está siempre será su casa.

Compartir esta nota en