Pasión Paternal

Punto que vale y suma


15 de mayo de 2017

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

En una noche donde el roce fue protagonista principal, Argentinos y Ferro empataron 0-0 y ambos tomaron la parda con sabor dulce. El equipo de Gabriel Heinze no mostró su mejor cara y por momentos sufrió, aunque con la derrota de Chacarita y Nueva Chicago sigue sacando puntos de ventaja. Ahora, a descansar una semana entera y poner la mente en el nuevo desafío de local: Almagro.

Click en la foto para ampliar

La noche en Caballito encontraba a dos equipos que pelean por una misma meta: ascender a la Primera División. Argentinos, puntero absoluto, y Ferro, que desde la llegada de Marcelo Broggi, levantó su nivel considerablemente. Todos y cada uno de los presentes esperábamos un verdadero partidazo, pero lastimosamente no se dio así. Si bien tuvo sus momentos de adrenalina, en general fue chato y mal jugado.

Argentinos ponía en cancha una formación diferente a la del partido pasado ante All Boys. En lugar del desgarrado Colman, entró Sebastián Martínez, formando así la línea de tres con Torren y Freire. González también fue titular. El joven de 18 años reemplazo a Cabrera, quien fue baja a último momento por una molestia estomacal. La idea era bien clara: salir jugando y lastimar por los costados. Pero en frente, Ferro sabía a la perfección lo que tenía que hacer: presión a la defensa, tapar las salidas, molestar a Rolón y ser aguerrido en la marca. Argentinos no supo cómo salir, cómo atacar y cómo pararse ante un "Verdolaga" muy pero muy solido y equilibrado.

Aun así, y como era de esperarse, el tanque de nafta del equipo de Caballito llegó a su fin, y el "Bicho" complicó con algunas aproximaciones leves. Estaba claro que el partido se jugaba en mitad de cancha y a pierna fuerte, con lo cual el que hacía el gol, iba ganar sin lugar a dudas.

La segunda mitad fue parecida. Mucho roce, algunas patadas, varias amonestaciones y poco fútbol. Parecía que, sin que lo demostraran, ambos se conformaban con el punto. Para Argentinos no era malo, ya que Chicago y Chacarita habían perdido, y para Ferro, que también estos resultados le daban un guiño, descontar un punto ante el líder tampoco era algo para reprochar.

 Heinze mandó a Machín a cancha para tener un poco más la pelota y que las bandas tengan espacios, pero no funcionó. Después ingresaron Batallini y Rueda, aunque tampoco pudieron gravitar. 

Fue final en Caballito. Un 0-0 trabado que sigue dejando a Argentinos en lo más alto de la tabla con 61 puntos. A veces, cuando el rival te estudia y te toca los puntos débiles, es difícil reaccionar. Y en eso deberá trabajar el "Bicho" de Heinze. Cómo sacar adelante un partido ante adversidades. Como encontarle la vuelta al juego brusco y amarrete. Tiene todo el material para hacerlo, y tiene la dirección técnica adecuada para implementarlo. Este equipo va pasar a la historia. Chica o grande. El título lo ponen ustedes. Pero no hay duda que da orgullo que mencionen a Argentinos en la radio, en los diarios y en la televisión por lo bien que juega. Sigamos este camino. Se fue otro capitulo de esta horrible pesadilla llamada B Nacional.  

Compartir esta nota en