Pasión Paternal

Otro paso con éxito


16 de abril de 2017

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

En Pergamino, La Paternal agitó fuerte. En un partido difícil y muy trabado, Argentinos venció 1-0 a Douglas Haig con gol de Braian Romero a los 35 minutos de la etapa complementaria. El "Bicho" de Gabriel Heinze fue superior en la mayor parte del partido y ahora se acomoda en un lugar inmejorable: estiró a 8 puntos la diferencia con Chacarita, su inmediato perseguidor. Aires renovados, de juventud y alegría se respiran en este semestre sumamente positivo por donde se lo mire.

Click en la foto para ampliar

En la previa, un partido más que importante. No solo porque Chacarita había caído ante Crucero del Norte, sino porque tanto el cuerpo técnico como los jugadores sabían que la tarde en Pergamino iba ser hostil y físicamente muy desgastante. Pero allí fue el "Bicho" de La Paternal. A imponer su fútbol sin importar lo que el rival haya planeado.

La tarde comenzaba con dudas por la ausencia de Esteban Rolón en el cuadro titular. Una sorpresa para todos, pero por lo que se pudo averiguar, el misionero tenía una molestia en uno de sus gemelos y no estaba para el arranque del juego. Además, y dicho por Heinze, la idea era plantear un equipo alto y con buen cabezazo, ya que los delanteros del "Fogonero" eran dos centrodelanteros con mucha potencia física y con una altura importante. De esta manera, el "Gringo" colocó a Laso y armó una línea de tres con Martínez y Torren. 

En la mitad de la cancha, Barboza y Rolón tenían en el deber de manejar el equipo. Asociarse y lastimar por las bandas, que estaban habitadas por Romero y Nico González. El plan resultaba, porque si bien Douglas llegó en algunas ocaciones, solo fueron por errores propios de la salida de Argentinos. Sacando eso, el local no podía detener el fútbol que salía de los pies del 8 y el 10.

En el primer tiempo, Argentinos pudo haberse puesto en ventaja, pero volvió a errar goles insólitos y se fue al descanso con el 0-0. Pero, en la segunda mitad, todo cambiaría. Se escuchó en el vestuario a Heinze pedirles que sean "más caraduras", y, aunque el término es difícil para expresarlo en cancha, algo cambió en Argentinos. 


Esteban Rueda entró por Fydriszewski (de flojo partido) para darle más fluides al ataque y lo logró. El "Bochi" fue punzante en ataque y siempre se ofreció como opción por la banda derecha. Pero faltaba algo. O alguien mejor dicho. Rolón piso la cancha y el ataque de Argentinos fue una serenata. Paciente pero eficaz. Esperó el momento, y ese momento llegó. A los 35 minutos, una buena jugada de González terminó con un desborde de Benítez, quien lanzó un centro razante para que Romero defina con una clase magistral. 1-0 y a otra cosa. 

Douglas quedó aturdido y en ningún momento se sintió capaz de revertir la situación. Rolón y Colman se encargaron de darle un buen destino al balón en la parte final y todo estaba controlado. Al final, Lautaro Mesa ingresó unos minutos y tuvo su bautismo oficial en la Era Heinze. 

Finalmente, Alejandro Castro dio el pitazo final y la alegría en el plantel de Argentinos comenzó a desnudarse, primero en el campo y después en el vestuario. El "Bicho" ganó un partido díficil en una cancha brava, sigue puntero y mira al resto desde arriba. Pero no desesperarse porque todavía falta mucho. Está claro que este plantel y este cuerpo técnico te invitan a soñar, a querer más, a ser ambicioso. Pero como dijo Heinze una vez, "no podes empezar a caminar si no sabes leer ni escribir". Hoy, Argentinos gatea. Todavía no camina. Apenas lee, y le cuesta escribir. De a poquito, a cámara lenta, con humildad y trabajo, la Primera División nos va a esperar con los brazos bien abiertos. Y debemos estar preparados.

 

FOTO: Gentileza de Max Spigardi. 

Compartir esta nota en