Pasión Paternal

Otra vez lo perdió solo


17 de noviembre de 2017

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

La maldita pelota parada una vez más. El gran Karma de este Argentinos. El "Bicho" volvió a perder, esta vez de local, y ante Colón con gol de Guillermo Ortíz de cabeza a los 17 mintuos de la etapa complementaria . El equipo de Alfredo Berti no fue superado, pero sigue cometiendo errores fatales que le cuestan el partido. Una nueva derrota que preocupa y que deja muchas dudas de cara al choque con San Lorenzo el próximo sábado. Y por si fuera poco, tanto Laso como Saiz no jugarán. La buena: volvió Barboza y volvió muy bien.

Click en la foto para ampliar

La caída ante Estudiantes en Quilmes había quedado en el pasado de todos. Borrón y cuenta nueva. Se jugó mal, cometimos errores y si bien el rival tampoco fue superior, perdimos el partido por detalles. Por las elecciones, el "Bicho" tuvo una semana de trabajo más para preparar el duelo de hoy, y aunque no lo crean, nada cambió. Sí. Fue un calco del encuentro pasado. Misma historia, diferentes intérpretes, otro escenario. 

El Argentinos de Berti llegó al Diego Maradona con cuatro modificaciones confirmadas. Dos por obligación y las otras por decisión táctica. Miguel Torren y Francis Mac Allister jugaron de entrada por el suspendido Saiz y el lesionado Montero, mientras que Colman y González volvían a la titularidad por Pisculichi y Batallini. A simple vista, el equipo se pararía como lo venía haciendo, y ahí tal vez estuvo el grave error. ¿Por qué? Cuando Argentinos empezó mal, cambió y mejoró. Ya en el partido con Arsenal había sido un aviso. Contra Estudiantes se confirmó y hoy se volvió a ratificar. Los graves inconvenientes defensivos salen a la luz cada vez que el "Bicho" defiende una pelota parada. Y son severos. Indisimulables. Por eso, y ante la gran capacidad de juego aéreo que tiene Colón, tal vez los apellidos debieron ser otros. Pero claro, uno habla con el diario del lunes y sin ver el día a día. De todas formas a Berti, este tipo de cuestiones, no se le puede escapar a esta altura de su ciclo.

El partido arrancó parejo. Colón, con todos sus jugadores de experiencia, intentaba tomar el control y lastimar desde lo físico. Todo con mucha tranquilidad. Y Argentinos, con su piberio intenso, iba al frente de manera desordenada pero con más ambición que la visita. Digamos que el "Bicho" llegaba mediante a una buena presión, que eso no hay dudas que lo hace muy bien. La más de los primeros 45 minutos la tuvo Aléxis, tras un centro atrás del uruguayo Cabrera que no pudo conectar con dirección. El "Sabalero" intentaba dañar a través de pelotas paradas, aunque de momento no surtiría efecto.

En la segunda mitad, Colón tendría una acción muy clara luego de una mala entrega de Cháves con los pies. No obstante, el joven arquero corrigió su error con una buena tapada. Al instante, Argentinos respondía con Cabrera, pero el gigante Alexander Domínguez también estaba lúcido. Y cuando parecía que ya nos habíamos olvidado, otra vez la pesadilla tomó protagonismo. Quince minutos del segundo tiempo, corner desde la derecha de Guanca, Ledesma la mete de cabeza en el corazón del área y Ortíz concretó el 1-0. ¿De quién era la marca? Difícil saberlo cuando un equipo marca en zona. 

Pese a eso, Argentinos lo fue a buscar y dio señales positivas. Es cierto que Colón lo dejó venir porque se refugió, pero la entrada de Quiroga, Pisculichi y sobre todo de Barboza le dio otra dinámica. Está más que claro que si "Barbo" está bien, no puede faltar. Tiene todo lo que el equipo necesita para ser mejor. Porque él es el mejor. No me cabe ninguna duda. El tiempo fue pasando y el "Bicho" no podía penetrar la defensa visitante, que apostó a los cambios defensivos con los ingresos de Bastia y Clemente Rodríguez. Sobre el final, un centro de Piscu casi encuentra a González, pero la pelota se fue desviada. Fue final en La Paternal. Bronca por la derrota, por el cómo y por el cuándo. Perder así duele y preocupa. Y obvio que el cuándo también, porque de local no se pueden perder más puntos.

Llega San Lorenzo. Un rival al que siempre le queremos ganar por la historia que nos une. Pero, lógico, no será fácil. Y la lógica sabemos cuál es. Pero la realidad es que en los últimos años esa cancha siempre nos ha dado alegrías. Hay que trabajar. El doble si es necesario. Hay que volver a la senda de la victoria y terminar con, por lo menos, 7 de los 9 puntos que quedan en el año. Ya habrá tiempo para pensar en el futuro. Primero, ganémosle a los primos, y luego, a dejar la vida en la final con Temperley.

 

FOTO: Guillermo Rodríguez Adami

Compartir esta nota en