Pasión Paternal

Llovió fútbol


10 de febrero de 2017

Alejandro Giordano - @alegiordano11

Argentinos fue superior en todo momento a Quilmes, aunque un error en una salida costó un gol del rival. Mesa y Rueda convirtieron los tantos de la remontada bajo la lluvia. Rolón y Colman, superlativos.

Click en la foto para ampliar

Dos tiempos de 40 minutos fue el tiempo de juego en el primer amistoso entre Quilmes y Argentinos Juniors, en el Estadio Centenario. Resumidamente, Argentinos fue superior a su rival de Primera División en todo momento. Sin embargo, no pudo imponerse en el resultado hasta el final del encuentro, cuando el sol se fue y la lluvia se impuso.

De todas las alineaciones en los amistosos que se jugaron, esta fue la más titular. Federico Lanzillotta; Miguel Torrén, Esteban Rolon, Nicolás Freire; Damián Batallini, Iván Colman, Facundo Barboza, Gonzalo Piovi; Javier Cabrera, Francisco Fydriszewski y Nicolás González. En la segunda parte ingresaron Agustín Alberione, Juan Méndez, Lautaro Mesa y Esteban Rueda, factor determinante en los goles.

El ritmo de partido fue impecable. Una intensidad de Primera, la cual se interrumpió brevemente por una fuerte entrada a Barboza, que provocó un ligero tumulto entre los jugadores. Aunque las cosas no cambiaron para el equipo de Gabriel Heinze: gran dominio, buena circulación de pelota y presión intensa incluso en la propia área del Cervecero. César Rigamonti fue exigido más de una vez, con remates de González y un mano a mano de Fydriszewski.

Quilmes esperaba, no inquietaba y un error en una salida del Bicho le dio la oportunidad perfecta a Gabriel Ramírez para marcar el 1-0 parcial. Con los minutos, la Gringoneta estabilizó y volvió a encerrar al local en su área.

Nuevamente, Iván Colman brilló en sus desmarques y asistencias, al igual que Esteban Rolón, otra vez de líbero, muy preciso en los cierres defensivos y las salidas. Así también estuvo a la hora de asistir a Lautaro Mesa, en el primer gol. Rigamonti se lo tapó y Rueda lo fusiló.

El segundo y definitorio gol llegaría en los últimos instantes, bajo una intensa lluvia. Una brillante colectiva, con pases del arquero Lanzillotta hasta Rueda, que asistió al juvenil Mesa para el 2-1 final. Triunfo merecido.

Compartir esta nota en