Pasión Paternal

Huracán vive un momento soñado


28 de marzo de 2016

Mariano Puppo - @MarianoP78

Con un plantel realmente corto en todas sus líneas y pensando tanto en el torneo doméstico como en la Libertadores, el Globo llega al Diego Armando Maradona sabiendo que una victoria lo deposita en la punta de la zona 2 y alimentaría aún más su ilusión de sumar en todos los frentes.

Click en la foto para ampliar
La historia de Huracán es realmente de película. Hasta mediados de la década del ‘80 era considerado el sexto grande a pesar de tener un solo (y recordado) título en Primera y de no haber descendido nunca a la segunda categoría.

A partir de 1986 todo cambió. Un primer descenso, en el cual costó ascender luego de casi cinco años, y luego de treinta años, tres descensos más, con todas las implicancias significativas para un equipo de la magnitud de los de Parque Patricios. Seguramente los años más negros de su historia. Pero como todo, la misma se reescribe y no siempre de la peor manera.

El costoso ascenso de 2014, la lucha por mantener la categoría en 2015 y en el medio la obtención de la Copa Argentina 2014, Súpercopa Argentina 2015 y final de Copa Sudamericana 2015, más participación de manera histórica en las Libertadores de 2015 y la actual 2016. Mucho en poco tiempo. Inédito para su historia.

Mucho y diverso. Porque de la emoción de los títulos o de las victorias épicas, como frente a River en las semis de la Sudmericana 2015 se pasó en pocos días a la angustia de no poder sumar en la tabla de los promedios y quedar al borde de un descenso que finalmente no se consumó.

Hoy, si bien el Globo pelea en la zona baja de los promedios, la actualidad es diferente. El terrible accidente sufrido en Venezuela, luego de la clasificación a la fase de grupos de la Libertadores y la pérdida temporal de jugadores como Patricio Toranzo y Diego Mendoza, le dio al plantel conducido por Eduardo Domínguez una mística y un carácter en el cual se recuesta todo el equipo a la hora de jugar.

Ante Argentinos, sabe el DT que puede ser una jornada histórica, ya que de ganar pasaría a ser uno de los punteros de la zona 2 (el otro es Lanús). Para este partido, a pesar de no tener el equipo definido, hay dos bajas obligadas. Una es la de Martín Nervo, expulsado ante Aldosivi. La otra es la de Matías Fritzler, quien sufrió una distensión en el bíceps femoral derecho. Sus lugares serían ocupados por Mario Risso y Mariano González respectivamente.

Los once para visitar al Bicho, serían entonces: Marcos Díaz; José San Román, Mario Risso, Federico Mancinelli, Luciano Balbi; Mauro Bogado, Mariano González; Cristian Espinoza, Daniel Montenegro, Alejandro Romero Gamarra; Ramón Ábila. El resto de los concentrados son: Gonzalo Marinelli, Carlos Araujo, Germán Mandarino, Lucas Villarruel, Matías Juárez, Ezequiel Miralles, Lucas Chacana y Tomás Molina.

Compartir esta nota en