Pasión Paternal

Hay futuro


31 de mayo de 2016

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

El mediocampo de Argentinos fue, sin duda, lo más regular de un campeonato pésimo, donde se cosecharon varios récords negativos que culminaron en el triste descenso. Las apariciones de Esteban Rolón y Damián Batallini fue lo más decoroso que tuvo el semestre, y se espera muchos de ellos en el arranque de la B Nacional.

Click en la foto para ampliar
Seguramente, después del gol de Sarmiento en Bahía Blanca y el descenso consumado en Santa Fe, pocas cosas positivas se pueden sacar de un semestre bochornoso, donde Argentinos terminó descendiendo a pesar de haber arrancado con suficiente oxigeno para no hacerlo. No obstante, las malas decisiones futbolísticas, sumada a un plantel joven y sin una idea de juego, sellaron una nueva mancha a la historia del "Bicho".

Aun así, podemos rescatar apenas dos cositas interesantes. Que Dios quiera, en un futuro, sean proyectos importantes y valederos. Estamos hablando de Damián Batallini y Esteban Rolón, quienes se ganaron un lugar a base de buenos rendimientos y terminaron siendo las figuras en un equipo muy pobre en todas sus líneas. 

Hay que decir que ninguno de los dos empezó con mucha consideración. Es cierto, Batallini debutó en la primer fecha, pero jugando de lateral derecho, posición en la que demostró no ser su fuerte. Luego salió por bajo rendimiento, hasta que Carlos Mayor se decidió con ponerlo en su hábitat natural, la de volante/carrilero. Aquel partido con Defensa y Justicia coincidió con el debut del misionero Rolón, aunque el resultado no haya sido el mejor. De ahí en adelante, ninguno volvió a salir. Salvo por una lesión o suspensión, Batallini y Rolón se convirtieron en las piezas claves de la estructura de Raúl Sanzotti, quien ya era el técnico de Argentinos en ése entonces.

Ambos aportaron frescura, juventud y garra, en una mitad de cancha que, en varios partidos, la pasó mal. Cristian Ledesma, diezmado físicamente, llegaba con lo justo a cada enfrentamiento, pero con Rolón a su lado, pudimos volver a disfrutar de los buenos partidos del "Lobo". También Braian Romero, uno de los refuerzos que demostró capacidades interesantes para explotar a futuro. 

Las volantes con llegada al área, tanto Luciano Cabral, Federico Insúa, Ivan Colman, Facundo Barboza, Lucas Rodríguez, y Nahuel Rodríguez, alternaron buenas malas. Por ejemplo: Cabral arrancó bien, pero decayó sobre el final. El caso del "Pocho" es diferente: sobre el desenlace mostró que todavía le quedan argumentos para jugar al fútbol, y disputó grandes partidos como contra Boca o Atlético de Rafaela. "Lucas" aún no pudo volver a su nivel desde aquella lesión en la B Nacional. A veces bien en defensa y mal en ataque, o viceversa. Los Colman, Barboza y Nahuel Rodríguez tienen crédito por ser jóvenes, y porque no tuvieron demasiadas chances para demostrar.

Está claro que el descenso tapa todo lo bueno. Pero no hay que olvidar que Argentinos es una escuela de fútbol cuando se habla de la mitad de cancha. En los 80' fue Sergio Batista, en los 90' Fernando Redondo', en el 2010 levantó la Copa Néstor Ortigoza. Ni hablar de Riquelme, Maradona, Cambiasso, y tantos más. Quien dice, en el futuro, Esteban Rolón se consolide junto a Ezequiel Ham y puedan ser el doble cinco que lleve a Argentinos nuevamente a Primera División.

Compartir esta nota en