Pasión Paternal

Gustar, ganar y golear


11 de mayo de 2017

Joaquín Donati - @DonatiJoaquin

En Paternal, Argentinos sacó a bailar a All Boys al ritmo de su fútbol. Le metió cinco tantos y no le dejó ver la pelota. Otra vez, el equipo de Heinze mostró una inmensa superioridad, jugando al mejor estilo de los "Globertrotters de la Paternal".

Click en la foto para ampliar

Gustar, ganar y golear. En ese orden el equipo de Heinze va aplastando rivales. Mediante un método, una idea fija y trabajada de juego, Argentinos desarma rivales con paciencia y elegancia, sin perder el estilo. El partido de ayer fue antonomásico, obra cumbre quizás. Dominó de principio a fin, concretó cinco de las muchas ocasiones de gol y nunca renunció al buen fútbol. Pero lo más importante es que lo hizo primero con Rolón-Barboza-Colman en cancha, luego con Rolón-Barboza-Mac Allister, y más tarde con un esquema distinto (3-4-3) y Machín-Mac Allister en el mediocampo. 

 Por el desarrollo y por el resultado, Argentinos ratificó, con la goleada, una verdad latente: es el mejor de la categoría en varios planos (físico, técnico, táctico, etc.) y por larga distancia. Más allá de buen o mal fútbol, Gabriel Heinze encontró un método implacable. Los movimientos, los pases, las rotaciones... todas las variables que hacen al método son, de alguna manera, adelantadas (jamás habían llegado a la categoría). Y el gran mérito del técnico, que ayer demostró Alexis Mac Allister, es haber logrado plasmarlo en todo el plantel, maximizando también sus capacidades.

All Boys, que llegaba afilado tras salir victorioso en el clásico ante Nueva Chicago, quedó nocaut. Desde el minuto cero, el equipo de Pepe Romero tuvo que correr al compás de la voluntad del local. Argentinos tocando, All Boys persiguiendo con la impotencia de no poder ni siquiera pellizcársela. Incluso en los minutos finales, cuando el goleador tiende a aflojar y el goleado a producir más, el Bicho bailó a su rival a su gusto. 

 El equipo de Heinze, tanto en su versión ideal como en la versión alternativa (por jugadores y esquemas), volvió a aplicar la fórmula del buen fútbol para estirar su liderazgo. Gustar, primero, ganar, después, y golear, si se puede.

Compartir esta nota en