Pasión Paternal

"Estoy eternamente agradecido con la gente de Argentinos"


18 de abril de 2017

Joaquín Donati - @DonatiJoaquin

Luciano Cabral, ex jugador de Argentinos Juniors, habló para los micrófonos de Pasión Paternal desde la prisión de San Rafael, Mendoza, donde se encuentra detenido a la espera del juicio oral y público por la muerte de Joan Gualpa. Habló de su vida dentro de la cárcel, las visitas familiares, el respaldo del club y su triste paso por Brasil. “Hoy en día lo único que me motiva es salir a jugar al fútbol”, comentó.

Click en la foto para ver galería


Desde la cárcel de San Rafael, Luciano Cabral aceptó dialogar para los micrófonos del programa radial de Pasión Paternal (AM 850) en el momento más duro de su vida. Abrió la entrevista confesando que no era una tarea fácil tocar temas tan sensibles al aire: “la verdad que no, pero bueno, ya me había callado hace mucho tiempo ya. Creo que era hora de hablar un poquito más de lo que había pasado”.

 El ex jugador de Argentinos comenzó contando su estado de ánimo actual dentro de la prisión. “Trato de estar de la mejor manera por mi familia. Son pocos los que han quedado afuera. Trato de hacer cosas acá adentro para que los días pasen rápido y no sentirme tan encerrado”, contó. Uno de los mayores problemas es la falta de actividades, pero busca tiempo para patear la pelota: “hay una canchita de fútbol cinco de cemento, a las cuales salimos una hora todos los fines de semana. Y los miércoles salimos a limpiar para recibir visitas, tratamos de limpiar rápido para jugar un ratito. Me cuidan, porque tienen fe que voy a salir y poder hacer lo que me gusta”, cuenta Cabral, aclarando que no sufrió malos tratos en la prisión: “gracias a Dios en el lugar en que me encuentro me han recibido muy bien, me han cuidado desde el primer día. Estoy también muy agradecido a la gente esa que no me ha hecho vivir cosas feas ni problemas ni nada por el estilo”.

Más allá de la delicada situación, Lucho busca manterse al tanto de la actualidad de Argentinos y sus compañeros: “no tenemos tantos canales en la tele entonces no los puedo ver, pero veo los resúmenes de la B Nacional y veo a Argentinos”. Al fin y al cabo son sus compañeros, con los que mantiene contacto: “Cristian, el utilero. Con Pochi y Misio, que han estado siempre que lo he necesitado, no sólo ahora sino cuando estuve afuera y en Argentinos. He tratado de hablar con ellos y es con los que más relación he tenido siempre”, dijo el mendocino que bromeó acerca del tanto anotado por Rolón en la victoria ante San Martín de Tucumán: “se equivocó el otro día, le dije. No sabía cómo gritarlo”.

Lo que pocos saben es que el paso por Atlético Paranaense no fue del todo grato tampoco. “No fue como el que yo imaginaba. Fue todo lo contrario. En lo futbolístico, muy poco tiempo. Estuve mucho tiempo bajoneado por querer volverme a Argentinos y poder volver a jugar, porque no tenía el ritmo que yo pensaba que iba a tener”, reveló el jugador y remató con sinceridad: “pensaba en volver y arrancar de nuevo”. Luego de la falta de respaldo del club brasileño, a Luciano Cabral comprendió a la prfección: “tengo en la cabeza las cosas muy claras. En Brasil, apenas salió la noticia, me dieron la espalda. Obviamente sé que si salgo va a pasar lo mismo, va a ser difícil encontrar un club con las puertas abiertas como lo ha hecho el Bicho”.

 Por dicho apoyo anímico, sentimental, judicial y moral, Cabral reiteró a lo largo de la entrevista su agradecimiento para con el club. “Estoy muy agradecido al presidente, al cuerpo técnico, a los utileros, al plantel, a todos por el apoyo que me dieron desde el primer día cuando salió la noticia por todos lados. A través de mi abogado ellos se comunican, hablan y él me cuenta. Estuvieron siempre a disposición para ser mi apoyo, con las banderas que han sacado. Estoy eternamente agradecido con la gente de Argentinos Juniors, por el aliento que me están dando mis compañeros y la gente”, agradeció, y no pasó por alto las palabras de Heinze, quien comentó que lo iría a buscar y lo alojaría si de él dependiera: “es muy difícil brindar apoyo en una situación como esta, porque estamos hablando de una persona fallecida. Poca gente es la que me ha brindado apoyo y ha confiado en mí. Me sorprendió lo que dijo Heinze, pero a la vez se lo agradezco por el apoyo”.

 En un momento, al ser preguntado, aceptó la sensible tarea de narrar la historia que lo llevo a estar tras las rejas: “mi papá ha tenido un problema con una persona. Ya venía con problemas hace tiempo y varios familiares míos más han estado en ese momento. Al haber un primo menor de edad entre ellos, fui en busca de mi papá y de él, porque cuando me dijeron con quién había un problema sabía que no era un problema chiquito, sabía que era una persona muy agresiva. Salí en busca de ellos y los encontré regresando de la pelea y volví junto a ellos. Al venir con ellos, me involucré para estar acá”. Y luego explicó la situación judicial en la que se encuentra actualmente, pujando por ser libre nuevamente. “Se apeló de la última audiencia que tuvimos en San Rafael y creo que ahora hay que ir a Mendoza y buscar una respuesta”, sentenció con ánimo.

 Por último, el momento más emotivo. Con mucho tiempo sin libertad ha extrañado lo que él asegura que es lo más importante, la familia y el fútbol. Por ende, asegura que son sus únicas motivaciones para seguir luchando por su libertad. “Tengo un sueño que es salir de acá. Primero salir de acá, disfrutar a mi hija, que sólo cada siete días la puedo ver, y despúes si la vida me da una oportunidad de poder jugar al fútbol lo haré, y sino trataré de sacar a mi familia de otra manera”, dijo Lucho, y agregó una historia sumamente angustiosa: “Sofía se llama mi hija, que tiene cinco meses. No la he podido disfrutar nada, solamente horas cuando viene a verme. Trato de disfrutarlo al máximo”. Obviando el lógico afecto que cualquiera siente por la familia, procedió a explicar la importancia del fútbol en su vida, al cual describió como su única motivación. “Es el fútbol. Sólo el fútbol. Es lo que yo amo, lo que yo he hecho toda mi vida y es lo que siempre soñé hacer. Jugar al fútbol. Hoy en día lo único que me motiva es salir a jugar al fútbol”.

Compartir esta nota en