Pasión Paternal

Corazón de campeón


03 de febrero de 2018

Pablo Cabrales - @pablitocabrales

¿POR QUÉ NOS HACES SUFRIR TANTO ARGENTINOS? En un partido peleadísimo, donde se jugó contra uno de los mejores equipos del país, el "Bicho" sacó chapa y derrotó 2-1 a Defensa y Justicia con goles de Lucas Barrios y Damián Batallini. El equipo de Berti no tuvo su mejor tarde y cometió muchísimos errores, pero sacó a relucir su lado infalible: la actitud. Con este resultado, el objetivo de safar del descenso está cada vez más cerca, te pusiste a diez de Boca, y ya estás a tiro de la Copa Libertadores de América 2019. Mucho por trabajar, pero también mucho por celebrar.

Click en la foto para ampliar

Era una prueba durísima de superar. Que para pasarla, la realidad marcaba que había que jugar bien. Pero este equipo ya demostró que cuando no se puede lograr eso, hay otro factor que es inequívoco: El corazón. La actitud. Las ganas. El deseo. No me voy a conformar con la producción futbolística que vimos ayer. No podemos negar que se puede estar mejor. Pero, a veces, el rival también juega. Y lo tenes que repeler con otro tipo de armas para poder superarlo. 

Defensa y Justicia es, para muchos, de lo mejor de país. Sabe a lo que juega y lo hace de igual a igual en cualquier cancha. Y aunque Argentinos mantuvo la base, todavía se está acomodano a la presencia de Barrios, a la ausencia de Braian Romero, a la vuelta de Guille Benítez, a la titularidad de Pisculichi. Creanme que veo los errores. Veo que hay muchísimas cosas mal. Pero también veo todo lo bueno. Hace años que un grupo de jugadores no me contagiaba tanto. Me da la sensación de que este equipo cuando pierde, pierde bien. Y eso sería anti-argentino. ¿Qué sería perder bien en Argentina? No existe. Bueno, acá, por La Paternal, hay un grupo de jugadores que cuando ganan te da orgullo, cuando empatan lo intentaron hasta el final, y cuando pierden, mueren de pie. Por todo esto, creo que la victoria fue justa. Defensa habrá puesto el fútbol, pero Argentinos puso el alma y la vida.

Metiéndonos de lleno en el juego, Berti apostó por los mismos once que vencieron a San Martín, con la inclusión de Bojanich por Piovi. El defensor ex Tigre pasó algunos sobresaltos y se lo notó algo nervioso. Esperemos que con el correr de los días pueda acomodarse mejor. El encuentro arrancó palo y palo. Defensa quería tomar la posta, Argentinos también, y por eso era de ida y vuelta. El "Bicho" de todos modos, se lo notaba incómodo, y aunque intentaba llegar por las bandas con Cabrera y Batallini, o tirándole centros a Barrios, al principio lastimaba poco y nada. Un remate de afuera de Machín y un corner de la derecha que le cayó a Sandoval y no pudo conectar bien. Solo dos chances en 45 minutos. En cambio, el "Halcón", de cada aproximación siempre sacaba algo. Hasta tuvo la chance de ponerse 1-0 al comienzo, pero Nicolás Fernández en un mano a mano definió muy mal ante la salida de Cháves. El delantero de 19 años tuvo otra oportunidad, pero definitivamente estaba con la mira desviada. Para algunos, el empate transitorio era justo, pero para otros, Defensa debería haberse llevado algo más por la propuesta.

En el entretiempo, Berti decidió no hacer cambios. La estructura estaba armada para aguantar un poco más. De arranque, Lucas Barrios le bajó de espaldas una pelota a Batallini que entraba en el área, y sin mirar, el "11" remató, pero la pelota se fue muy arriba del travesaño. Sería el aviso, porque a los minutos llegaría algo que todos los hinchas estábamos esperando. Conexión Cabrera-Sandoval por la derecha, éste último llega al fondo y manda un centro preciso para encontrar solo a la "Pantera" que no perdonó: testazo y a cobrar. Delirio total en las tribunas. Es el primer gol en Primera División para el ídolo que volvió a La Paternal con hambre de gloria. Sin embargo, Defensa no se quedaría inmovil. Promediando la mitad del segundo tiempo, de un corner derecho llegaría una jugada impresionante. Centro de Elizari, Márquez la roza, Cháves que saca una pelota formidable, el rebote le quedó a Dylan Gissi que hizo temblar el travesaño de Juan Agustín García con un derechazo fortísimo. Para nuesta fortuna, después de eso Benítez logró despejar el peligro. 

Berti mandó a la cancha a Colman y Francis Mac Allister, para intentar tener más el balón y poder hacerla llegar a mejores destinos. Y si bien ninguno de los dos tuvo una entrada rutilante, faltando diez minutos para que termine el partido, el "10" hizo lo que había que hacer. En una contra, metió un pase filtrado entre los defensores para que Batallini quede mano a mano con Unsain y lo venza definiendo al palo izquierdo. 

El estadio ardía, la gente se ilusionaba y los jugadores lo notaban. No estaba siendo el mejor partido de Argentinos, pero el corazón de los jugadores contagiaba de una manera única. Faltando dos minutos, Elizari puso el descuento y ponía suspenso. Con apenas unos segundos más por jugarse, el "Halcón" llenó el área de centros pero encontró siempre bien parado a Lucas Cháves, que fue una de las figuras del "Bicho".

Fue final en el Diego Armando Maradona. Cosas postivias y negativas, por supuesto. Trabajar hay que seguir haciéndolo, sin importar cómo se juegue y como haya salido el resultado. Hay que rescatar lo dicho anteriormente: este equipo muestra una entrega que no se ha visto en años. En planteles. Inclusive en el que ascendió. Por ahí no tendrá (todavía) el fútbol que le gusta al hincha. Por ahí no ostenta lujos ni toques hermosos, pero hoy en día al fútbol también se juega con la entrega, el alma y la vida. Celebremos que ganamos, que estamos cada vez más cerca del primer objetivo que es salvarnos del descenso, que estamos a diez puntos de Boca y aún los esperamos en Paternal, que de soñar con la Sudamericana, ahora anhelamos la Libertadores. Hagamos fuerza para que el 2018 sea una locura llena de éxitos y que el 2019 venga con algún título bajo la manga. Sí, estoy entusiasmado. ¿Se nota? 

¡VAMOS BICHO CARAJO!

FOTO: Estudio William Barboza

Compartir esta nota en